Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ushio Amagatsu: la base de mi danza es la universalidad


19 septiembre, 2007
Imprimir

"Kagemi" comienza con la aparición de Ushio Amagatsu que se ubica al centro de un círculo de arena negra del que se aleja dejando sus huellas sobre un gran cuadrado blanco.

En el piso, inmaculadas hojas blancas de loto flotan en hileras. Siete bailarines, entre los que se incluye el coreógrafo, con cabezas rapadas, empolvados de blanco, vistiendo largas túnicas anudadas atrás se recuestan sobre ellas.

Es el principio de un sueño mágico en el que se dibujará un universo que recorre desde el grotesco original del Butoh y la elegancia noble, hasta las cenizas de la bomba atómica lanzada sobre Japón, por el que nos conducirán estas criaturas fascinantes que serán a la vez ángeles y demonios, masculinos y femeninos, brutales y dulces, carnales y etéreos. Con gran belleza, que se desarrolla en un marco minimalista, este espectáculo indaga sobre las transformaciones de las cosas, lo idéntico y lo opuesto, impulsado por un deseo intenso de conocer.

Ushio Amagatsu hace más de veinte años desarrolla una búsqueda poética y existencial en relación con la danza. Sus obras se convierten en un lugar de meditación placentero sobre este arte lleno de misterio, surgido como una de las primeras expresiones del hombre

otras disciplinas  Ushio Amagatsu:  la base de mi danza es la universalidad
SANKAI JUKU- KAGEMI – Photo Credit: Jacques Denarnaud

Sankai Juku

Sankai Juku significa “taller de la montaña y el mar”, dos elementos básicos de la topografía japonesa. Fue creada en 1975 bajo la dirección de Ushio Amagatsu que pertenece a la segunda generación de bailarines de Butoh. La danza Butoh, creada por Hijikata y Kazuo Ono, transcendió las reacciones de la generación post-Hiroshima de los '60 y logró difundir en Japón un enfoque radical dentro de esta disciplina artística contemporánea.

Para Amagatsu, Butoh no es meramente una técnica nueva o un estilo académico, sino una manera de llegar, a través del lenguaje corporal, a lo profundo del ser humano: al sentido común, a la serena universalidad, incluso a la crueldad o a la brutalidad. Sin embargo esta percepción puede ser distinta en cada individuo. La búsqueda personal de Amagatsu está relacionada con un Diálogo con la gravedad que es el título de su libro editado por Actes Sud en 2001.

otras disciplinas  Ushio Amagatsu:  la base de mi danza es la universalidad


SANKAI JUKU- KAGEMI – Photo Credit: Jacques Denarnaud

Antes de iniciarse en la práctica de Butoh, Amagatsu se entrenó en la Escuela de Danza Moderna y Clásica de Tokio. En 1975, dictó una serie de talleres para encontrar a los bailarines de su compañía. De los treinta que empezaron sólo quedaron tres hombres al finalizar el primer año. Sankai Juku se popularizó entonces como una compañía de hombres y comenzó a realizar presentaciones en teatros pequeños y en lugares vanguardistas. Su primera producción importante fue Kinkan shonen (1978) que reveló la nueva dirección artística que Amagatsu le había dado al Butoh: una imagen más clara y telúrica en la que la fuerza de cada expresión individual, de cada movimiento y de cada emoción interior se nutre del origen del mundo para mostrar una aceptación apasionada de la vida, la muerte y la universalidad.

En 1980 Sankai Juku fue invitada por primera vez a Europa para participar en el Festival de Nancy. Desde entonces, realizó giras por ese continente, Asia y América del Sur y por países como Estados Unidos y Australia. Sus miembros viven y preparan sus nuevos trabajos en Japón, pero desde 1983 sus producciones son finalizadas en Francia y estrenadas en el Théâtre de la Ville de París.

Ushio Amagatsu
Nació en Yokosuka, Japón, en 1949. Fundó la compañía de Butoh Sankai Juku en 1975. Creó las piezas Amagatsu sho (1977), Kinkan shonen (1978), Sholiba (1979), antes de su primera gira mundial en 1980. En 1981 creó Bakki para el Festival de Avignon. En el Théâtre de la Ville de París ha presentado sucesivamente Jomon sho (1982), Netsu no katachi (1984), Unetsu (1986), Shijima (1988), Omote (1991), Yuragi (1993), Hiyomeki (1995), Hibiki (1998), Kagemi (2000), Utsuri (2003) y Toki (2005). En 1988, invitado por la Fundación Jacob's Pillow de Estados Unidos, creó Fushi con música de Philip Glass. Al año siguiente fue nombrado director artístico del Spiral Hall de Tokio en el que dirigió Apocalypse (1989) y Fifth-V (1990) para bailarines norteamericanos.

En 1992 fue presidente del jurado del Encuentro Internacional de Danza de Bagnolet y fue nombrado “Caballero de la Orden de las Artes y las Letras” por el Ministerio de Cultura de Francia. En 1997 dirigió Bluebeard's Castle de Bartok, que tuvo a Peter Eotvos en la dirección orquestal, en el Tokio International Forum. Un año más tarde dirigió el estreno mundial de la ópera Tres hermanas, también de Eotvos, en la Ópera Nacional de Lyon, Francia, obra que recibió el Premio del Sindicato Nacional de la Crítica de Francia y se presentó en la temporada 2001-2002 en el Théâtre du Châtelet de París, en el Théâtre Royal de la Monnaie de Bruselas, en la Ópera Nacional de Lyon y en el Wiener Festwochen 2002 de Austria. En 2002, Hibiki ganó el Premio Laurence Olivier a la “Mejor producción de nueva danza”.

Festival de Teatro y Danza de Buenos Aires – 2007

Sankai Juku
Dirección, coreografía y diseño: Ushio Amagatsu

Interpretación: Ushio Amagatsu, Semimaru, Sho Takeuchi,
Akihito Ichihara, Taiyo Tochiaki, Ichiro Hasegawa, Dai Matsuoka

www.sankaijuku.com

Kagemi es una coproducción del Théâtre de la Ville de París, del Biwako Hall Center for Performing Arts de Shiga y del Sankai Juku de Tokio y cuenta con el apoyo de Toyota y Shiseido. Ha sido posible gracias a ACA (Agencia de Asuntos Culturales en Japón).

otras disciplinas  Ushio Amagatsu:  la base de mi danza es la universalidad

SANKAI JUKU- KAGEMI – Photo Credit: Jacques Denarnaud

Amagatsu: la base de mi danza es la universalidad
Por PABLO ESPINOSA ENVIADO

La metamorfosis acompaña al hombre desde el momento de la concepción, señala el maestro Ushio Amagatsu.

El maestro Ushio Amagatsu en entrevista: "En viajes constantes constato las diferencias culturales entre los distintos pueblos y confirmo entonces que la diferencia hace la cultura. La base de la danza es el cuerpo, que es universal en todos los seres humanos. Por ende, la base de mi danza es la universalidad. En consecuencia, lo más básico de mi trabajo de butoh es la diferencia y la universalidad".

Asienta: "Tener conciencia de que el concepto de metamorfosis es un principio básico que universaliza a los humanos es saber que nuestro cuerpo es el frontispicio de la historia universal de miles y miles de años".

A sus 57 años de edad, Ushi Amagatsu es el representante máximo de la danza butoh en el mundo, que fue fundada en los años 50 por sus maestros, Tatsumi Hijikata -quien nombró a este arte ankoku butoh: la danza que ilumina las tinieblas- y el legendario Kazuo Ohno, como una respuesta cultural a la desazón cultivada por las convulsiones modernas en general y en particular por el renacimiento cultural luego de las consecuencias atómicas -Hiroshima y Nagasaki- de la Segunda Guerra Mundial.

La danza butoh plantea, entre un cúmulo de bondades, un necesario retorno a lo primitivo, a un diálogo intenso y duradero entre el cuerpo y el universo.

El maestro Ushio Amagatsu se encuentra en México por tercera ocasión, donde en un par de visitas anteriores ha cimbrado hasta sus cimientos la energía espiritual de quienes han constatado la belleza brutal, el asombro metafísico y el poder de sus metáforas, escritas con el cuerpo.

Al frente de su ya también legendaria compañía de danza butoh Sankai Juku, Amagatsu inauguró anoche el vigésimo sexto Festival Internacional de Danza Contemporánea Lila López, que continuará en esta capital potosina con actividades diarias hasta el 14 de octubre.

Este mismo espectáculo, constituido por su obra más reciente, titulada Kageni: más allá de la metáfora de los espejos, significará a su vez uno de los acontecimientos centrales del trigésimo cuarto Festival Internacional Cervantino, que arrancará mañana en Guanajuato. Sankai Juku engalanó el Festival Internacional de Cultura de Chihuahua.

Nexo mente-cuerpo-espíritu

En el Teatro de la Paz de San Luis Potosí, la víspera de la primera de sus presentaciones en México, el maestro Ushio Amagatsu concedió, como una primicia, la siguiente entrevista a La Jornada, con la colaboración de la señorita Hiromi Yamanada como traductora:

-En el butoh hay una conexión instantánea mente-cuerpo, ¿Cómo se asciende al tercer elemento que nos conforma, el espíritu ?

-Es una relación entre el interior y el exterior del cuerpo, donde se establece cierto ambiente, cierta condición ambiental. El espíritu se puede representar como sentimientos: puede ser amable, a veces muy enérgico, productivo, o destructivo, o en actitud de búsqueda. Esos cambios constantes van dando la relación entre el exterior y el interior del cuerpo. Se trata entonces, en la danza butoh, de que los bailarines ponen en tensión tanto el tiempo como el espacio mediante la concentración.

-¿Cómo traduce usted en sus obras la tensión cultural, es decir, los altos contrastes entre lo primitivo, lo ultramoderno y lo atemporal ?

-No solamente me apego a mi cultura natal, japonesa. En viajes constantes constato las diferencias culturales entre los distintos pueblos y confirmo que la diferencia hace la cultura. La base de la danza es el cuerpo, que es universal en todos los seres humanos. Por ende la base de mi danza es la universalidad. En consecuencia, lo más básico de mi trabajo de butoh es la diferencia y la universalidad.

-El butoh recurre a elementos primitivos de la cultura japonesa; ¿qué propone en una época de acelerada modernización, en términos de diferencia, es decir, del futuro de la cultura ?

-Así como lo primitivo, también utilizo la computadora, porque es útil. Los seres humanos tendemos a buscar siempre la conveniencia como algo necesario. Por otro lado, mientras materialmente la conveniencia se desarrolla cada vez más, también es muy importante identificar siempre qué es la humanidad, qué es el ser humano. Por lo pronto, ambas cosas, lo material y lo humano, resultan altamente contrastantes. Sin embargo, después de estar cierto tiempo fuera de Japón, al regresar a mi país, aunque constituye ciertamente una sociedad altamente occidentalizada, encuentro siempre una cultura muy japonesa. En el fondo de la occidentalización que ha sufrido la sociedad japonesa ha permanecido lo japonés, y eso marca la diferencia, la cultura.

La humanidad y la metamorfosis

-¿Qué respuestas tendría en este momento a las dos preguntas que acaba usted de recomendar?

-Independientemente de la región, el país o la cultura, la metamorfosis de un ser humano es siempre la misma. Podemos decir que es un aspecto común a todos los seres humanos. Hay otro aspecto universal de los humanos, que son los sentimientos. La manera de expresarlos sí difiere dependiendo del país, la cultura o región, pero el rencor o la tristeza o la percepción de la belleza, lo que podemos expresar usando sustantivos, es la forma original de los sentimientos y eso es universal también, aunque la expresión sea diferente. Esa sería mi respuesta a qué es la humanidad, qué el ser humano.

-Cuando uno observa sus coreografías, recibe una tempestad de impactos emocionales y de conceptos. De entre ese cúmulo, destaquemos tres: metáfora, ontología, metafísica. ¿Cómo refleja usted esos conceptos entre el escenario y las butacas?

-Para mí la metáfora es algo similar a la mitología. El punto de partida para cada mito quizá sea diferente en cada país, región o cultura, pero en sus términos generales son parecidos. Todos los mitos de todas las culturas son parecidos. En ese sentido puedo decir que aunque no haya ninguna regla pactada entre los seres humanos, su mundo imaginario será siempre el mismo. Es una universalidad. La metáfora es entonces algo universal.

"En cuanto a lo ontológico, no procuro materializar lo cotidiano, más bien prefiero percibirlo de manera natural. Es más, de vez en cuando tomo vino, y, todavía más, aquí en San Luis Potosí, ayer, comí mole", -ríe con sus labios y las yemas de sus dedos Ushio Amagatsu.

"En torno a lo metafísico -continúa- cuando concibo una coreografía y todas las veces que la represento en escena, siempre pienso en lo metafísico, porque hay un principio básico que inclusive los científicos han comprobado ya: la metamorfosis de un feto en el vientre materno es una metafísica que todos los seres vivos han experimentado a lo largo de miles de años. Cuando empieza el óvulo fecundado a separarse en diferentes células, toma la forma de un pez, y luego toma forma de ajolote y llega a la tierra como mamífero. Todo lo que el mundo ha experimentado durante miles de años lo hacemos durante nueve meses en el útero. Tener conciencia de eso es saber que nuestro cuerpo es el frontispicio de la historia universal de miles y miles de años." Fuente www.jornada.unam.mx – Selección fotográfica por Danza Ballet.

00027

Pies de Bailarina de Ballet Soluciones para el dolor de pies de las bailarinas. Es importante saber que los pies soportan todo el peso del cuerpo y como bailarinas, si no les prestamos la debida atención es posible que tengamos problemas más graves que un simple dolor. Los ...
Body Ballet® te estiliza y adelgaza Hacer Body Ballet® no es lo mismo, digamos, que correr. Los ejercicios de Body Ballet® requieren que muchos músculos trabajen al mismo tiempo. Rara vez harás un movimiento simple como estirar y flexionar el brazo una y otra vez y sin sentido. "¡...
La danza y el cuerpo: Ushio Amagatsu Danse, dance, tanz: en francés, en inglés o en alemán, esta palabra, según los diccionarios, significa originalmente “alargar”, “distender”, “estirar”. La tensión está profundamente relacionada con la danza. Todas las danzas folclóricas, el ballet...
BARRE À TERRE en Detox Ballet® ¿Es la Barre á terre una técnica? No, no lo es. Es un acondicionamiento muscular, y mental, enfocado a las necesidades de la danza: estabilidad de la pelvis (la que soporta el centro de gravedad), manejo del "en-dehors" (rotación externa del muslo s...
Método Pilates aplicado al Ballet Millares de bailarines nos hemos beneficiado durante muchos años del Método Pilates para mejorar nuestro rendimiento, la belleza de nuestros gestos y la precisión en la ejecución de los movimientos. La dificultad y versatilidad de la danza exige del ...
Bollywood – The Show en Madrid y Barcelona The Show es el título del musical de moda en la India que recalará la próxima primavera de nuevo en España, tras cosechar un rotundo éxito de público y crítica a su paso por Barcelona el pasado a&ntild...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies