Hacia arriba

Danza Ballet

#

Alexei Ratmansky, Symphony #9 y el American Ballet Theatre

22 octubre, 2012
Imprimir
Célida Villalón

Nacionalidad: Cubana
Ocupación: Crítica de ballet.
Se radicó en Nueva York desde 1959 y escribe en en diversos medios.
Uno de sus trabajos se publicó en la International Encyclopedia of Dance (Oxford University Press, New York, 1996).

Ver más información


 

colaboradores  Alexei Ratmansky, Symphony #9 y el American Ballet TheatreEs indiscutible que el nombre de Alexei Ratmansky ya está colocado junto al de los importantes nuevos coreógrafos del ballet neo-clásico actual. Por lo pronto, su trabajo es muy solicitado, y en el American Ballet Theatre (ABT), una de las primeras compañías de este gran país, ocupa el cargo de artista-en-residencia.

Un programa de la temporada otoñal, ofrecida en el teatro City Center recientemente, incluía el  esperado estreno de la última obra del coreógrafo, sobre música de Dimitri Shostakovitch, titulada  “Sinfonía #9”, que según ha sido anunciado, será parte de una trilogía de ballets con música del afamado compositor ruso, que Ratmansky está montando para la anual temporada del Met en el próximo verano.

Escribe 

Obras de otros tres coreógrafos, muy distintas entre sí, componían el programa de la noche en cuestión. De Mark Morris, “Drink to Me Only with Thine Eyes” (1987) sería la primera y deliciosa pieza, con música de Virgil Thompson, interpretada magistralmente al piano por Bárbara Bilach. Este trabajo permite reafirmar que Morris sabe mezclar muy bien las reglas de la danza clásica, con  movimientos y poses tan atractivas como modernas.

El vestuario, de Santo Loquasto, va totalmente en blanco para las seis parejas que toman parte en ella, dando la sensación de un verano infinito. Pasos sencillos, propios de una clase de ballet, aparecen en el comienzo, luego se hacen  difíciles, además de distribuir a los intérpretes en constantes entradas y salidas de grupos, tríos dúos y solos.  Entre ellos se destaca como un brillante de gran resplandor, Herman Cornejo, tan exacto en sus posiciones y balances, que se me hace muy difícil — a excepción del grandioso y nunca olvidado Misha – recordar qué otro bailarín  del pasado (y me atrevo a decir del presente) logra tal pulcritud en la resolución de sus pasos. Hubo otros participantes que también merecen mención: entre ellos Simon Messmer, Isabella Boylston y Sascha Radetsky.

La segunda parte del programa fue cubierta por dos Pas de Deux de coreógrafos totalmente distintos: Antony Tudor y George Balanchine. El primero, segundo Pas de Deux de “The Leaves are Fading” (1975), fue tomado de la última obra que Tudor compusiera para el ABT. Una pieza romántica y sencilla que le viene muy bien a la sutil Xiomara Reyes, secundada por el apuesto Cory Stearns, quienes parecen soñar en un bosque, mientras se enamoran dulcemente. Los deliciosos compases ejecutados  por la orquesta en las cuerdas, hechizantes en su totalidad, se deben al inigualable Antonin Dvorak.

No podía faltar en el programa  lo que los balletómanos llaman fuegos artificiales (virtuosismo danzario). Otro Pas de Deux, una excitante pieza de George Balanchine (recientemente adquirida por el ABT), tomado de su ballet “Stars and Stripes” (1958) sobre música de John Philip Souza.

colaboradores  Alexei Ratmansky, Symphony #9 y el American Ballet Theatre

Herman Cornejo en “Drink to me only with thine eyes”, coreografía de Mark Morris. Foto de Gene Schiavone, cortesía del ABT

Esos menesteres de bravura o virtuosismo, como quieran llamarlos, fueron encomendados a Sarah Lane y Daniil Simkin, quienes regalaron al público saltos y vueltas interminables, que en estos tiempos son el plato preferido del público joven, del que esa anoche había numeroso en el teatro. Hay que añadir que Lane logró la difícil coreografía sin titubeos, mientras Simkin arrebató con sus increíbles elevaciones y giros alucinantes, propios de un trompo.

“Symphony #9”, el estreno de la corta temporada, original de Ratmansky, tiene un comienzo intrigante, cuando la solista principal, Veronika Part, aparece en escena con Roberto Bolle, y coloca una mano sobre la boca del compañero. Si el gesto indica que la obra tiene tema o argumento, la coreografía que trasciende no logra aclarar el misterio inicial. Part luce sus mejores extensiones durante todo el desarrollo de la obra, no obstante Bolle, famoso también por su seductor físico, parece mejor indicado para representaciones donde hay drama que expresar, al aparentar en ésta ser distante y mecánico.
 
Hay tres solistas adicionales que resaltan por sus interpretaciones: Stella Abrera y Radetsky, en solos y en pareja, y Jared Matthews, este último con importantes variaciones por su cuenta. Los bailes del coro, que son múltiples, bellos y muy variados, siguen la sincopada y rápida música de Shostakovitch con total efectividad, si bien sus poses y rodadas por el suelo, son también dignas de mención por su novedad. Otra de las fascinantes reservas del ballet sucede cuando para finaliza el primer movimiento de la música, Part y Bolle terminan sobre el tablado  en total reposo, como si fueran a dormir o esperaran por algo que pueden lograr en su sueño.

Tenga la obra mensaje o no, la coreografía, que en su totalidad es neo-clásica, tiene bellísimos pasajes, y su estreno ha obtenido el triunfo deseado. El vestuario, llamativo y elegante, en colores negro y gris, original de Keso Dekker, ha contribuido igualmente al éxito del ballet. Los vestidos de las bailarinas son sayas amplias que van  por debajo de las rodillas, con los hombres en mallas negras y “tops” sin mangas, del mismo color.

“Symphony #9” termina con Matthews, en medio de la escena, haciendo rápidos grand pirouettes, mientras el coro lo  rodea en un círculo de constante movimiento, y así, poco a poco, va cayendo  la cortina.

colaboradores  Alexei Ratmansky, Symphony #9 y el American Ballet Theatre

 Veronika Part y Roberto Bolle en “Symphony #9” de Alexei Ratmansky. Foto de Rosalie O’Connor, cortesía del ABT

©2012 Danza Ballet

00034

Ballet: Un Oscar para Fernando El maestro Fernando Alonso, premio 'Benois de la Danse' a la obra de toda la vida. Las distinciones del Benois de la Danza se encuentran entre lo más prestigioso del mundo del ballet, junto con el Premio a la Carrera —adem&aacut...
Pina Bausch vous appelle Libro testimonial que combina fotografía y textos sobre la coreógrafa Pina Bausch. Creado a partir de imágenes del fotógrafo italiano Francesco Carbone, con textos de la crítica italiana Leonetta Bentivoglio. “En el teatro de Pina Bausch, la danza e...
Homenaje a Mikis Theodorakis en su 85 aniversario La Orquesta Estatal de Atenas, dirigida por Byron Fidetzis, rendirá homenaje al compositor griego Mikis Theodorakis en su 85 aniversario con un concierto de importantes obras sinfónicas suyas en el Megaron Mousikis (Palacio de la Música) de la capita...
Carmen de Ramón Oller en Nueva York La Carmen más contemporánea se estrena en Nueva York.Una versión del mito de la ópera de Bizet 'Carmen', en la que danza contemporánea y flamenco se unen sin complejos, fue estrenada anoche en Nueva York por...
Abre el Jazz Fest Berlin 2010 Del 3 al 7 de noviembre se realiza el Jazz Fest Berlin 2010 que este año tiene como tema principal el jazz europeo, anunció en conferencia de prensa el director de este evento, Nils Landgren. Músicos provenientes de más de 15 países del Viejo Conti...
Furtwängler y el amor "La música mueve imágenes" se titula un nuevo ciclo cinematográfico organizado por la Orquesta Filarmónica de Berlín que se extiende hasta el próximo 15 de junio de 2011. El ciclo comenzó el 19 de enero con la exhibición de "Mahlers sechste - Das L...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies