Hacia arriba

Danza Ballet

#

Compañía de ballet y danza de Tenerife

5 agosto, 2007
Imprimir

Héctor Navarro

“Creo que es viable una compañía de danza estable en Tenerife”

Cansado de esperar, el director del Centro Internacional de Danza y corresponsable artístico de Ballets de Tenerife, Miguel Navarro, parece haber entregado el testigo del proyecto a su hijo, desde hace un año miembro del prestigioso Ballet Béjart de Lausana y que entre los próximos 10 y 17 de agosto impartirá un cursillo en el citado centro ubicado en el capitalino barrio de Salamanca.

Héctor Navarro lo dejaría todo por regresar a su isla natal y poner en marcha ese ansiado proyecto que pronto cumplirá treinta años y que sus padres, los reconocidos bailarines Miguel Navarro y Rosalina Ripoll, han intentando en vano sacar adelante durante décadas: la constitución de una compañía estable de danza en Tenerife. Mientras aquí los políticos se lo siguen pensando, Gran Canaria ya ha apostado decididamente por un ballet, el dirigido por Anatol Yanowsky, que lleva el nombre de la isla y que empieza a recibir ofertas de la Península y del extranjero.

Cansado de esperar, el director del Centro Internacional de Danza y corresponsable artístico de Ballets de Tenerife, Miguel Navarro, parece haber entregado el testigo del proyecto a su hijo, desde hace un año miembro del prestigioso Ballet Béjart de Lausana y que entre los próximos 10 y 17 de agosto impartirá un cursillo en el citado centro ubicado en el capitalino barrio de Salamanca.

-Se cumplen dos temporadas desde su incorporación al Béjart Ballet Lausanne. ¿Qué camino ha recorrido dentro de la compañía?
-Mientras el primer año fue de adaptación, el segundo ha servido para asentarme, ganar confianza y asumir más responsabilidad dentro del elenco. Ha sido un segundo ciclo muy intenso, con actuaciones en diversos países como Canadá, Turquía, Serbia, Rusia o Italia. Debo decir que, pese al alto nivel de la compañía, me estoy planteando abandonarla al final del tercer año, ya que quiero afrontar otros retos.

¿Es posible? Cualquier bailarín sueña con trabajar con Béjart.
-Cuando dejé la compañía de Víctor Ullate, todo el mundo me preguntaba por qué. Yo mismo era consciente de que en el primer año con Béjart bailaría menos que en el último con Ullate, pero siempre me ha gustado experimentar cosas nuevas, evitar la monotonía y el estancamiento. La vida del bailarín es corta. Sé que si me quedo otros cinco años en Suiza, al final tendré treinta y entonces me costará más arriesgarme.

Maurice Béjart es un nombre clave en la danza contemporánea, pero, como coreógrafo, tiene fama de ser como un escultor que modela a sus figuras. ¿Ha influido este aspecto a la hora de replantearse su continuidad?
-En cierto modo. Dentro de un gran ballet puedes sentirte a veces como una ficha movida por el coreógrafo en su tablero. Puede que incluso no te sientas implicado en un proyecto que al fin y al cabo no es propio, sino que pertenece a otro. Es uno de los motivos por los que me gustaría volver a Tenerife para hacer algo en lo que realmente me sintiera implicado, y lo haría si es preciso como auxiliar, ayudando a poner los focos o haciendo cualquier trabajo.

-Pero sabe que volver implica seguir la senda ingrata que han recorrido sus padres…
-Soy consciente de la dificultad. Siempre que desde el Centro Internacional de Danza se ha presentado un proyecto, las reacciones han sido idénticas: “Oh, qué bien, es maravilloso”, pero al final va a parar a una gaveta.

-¿Demandar una compañía de danza estable en Tenerife es predicar en el desierto?
-Mis padres lo consiguieron en 1990, aunque por un tiempo. Han pasado diecisiete años y mi madre, que tiene mucha paciencia, sigue llamando a las mismas puertas. Tenemos esperanza en que la persona que lo impulsó en su día, Maribel Oñate, vuelva a ayudarnos y que otros gestores se sumen a su iniciativa. El proyecto es factible y no requiere de un gran presupuesto. Aún soy joven y no pierdo la esperanza, aunque mientras no se dé un paso firme en ese sentido estoy obligado a desarrollar mi carrera fuera de las Islas.

-¿Qué piensa cuando ve que en Gran Canaria toman la iniciativa que aquí falta?
-Con todo el respeto hacia Anatol Yanowski, que es un gran profesional y merece estar al frente de ese proyecto, creo que mis padres han hecho un esfuerzo incomparablemente superior durante veintisiete años, promoviendo Ballets de Tenerife de manera privada con espectáculos de calidad. Pero cuando se baja el telón de uno de esos espectáculos y acaban los aplausos, todo el mundo se va a su casa y al día siguiente nadie se acuerda de que esa compañía se autofinancia a través de un centro de danza. Cuando en algunas reuniones hemos mencionado el ejemplo de Las Palmas, se nos dice que “no tiene futuro” y que ha sido hecho “a golpe de talonario”, pero la realidad es que allí ya tienen aquello de lo que aquí carecemos. Como tinerfeño me sabe mal, pero no tengo duda de que en Las Palmas nuestro proyecto sería ya una realidad.

¿Es tan desorbitado tener una compañía de danza estable?
-Creo que es viable; los que no lo creen son los políticos. Y lo cierto es que al final les cuesta más dinero contratar a la compañía por espectáculos que si la tuvieran fija prestando una serie de servicios a lo largo de la temporada. Pero esos servicios no pueden ser prestados por personas que tienen otra dedicación profesional, de hecho Ballets de Tenerife tiene acuerdos inejecutables y giras paradas porque los elementos de la compañía no pueden ausentarse de sus respectivos trabajos durante dos semanas. Si se estudia el proyecto, el catálogo de obras es amplio y ha sido trabajado durante tres décadas; el presupuesto ha sido recortado al límite; y en cuanto a la compañía, sólo necesitaría ser reforzada por tres o cuatro bailarines de fuera. No es hacer castillos en el aire. Es factible.

J. A. DULCE, S/C de Tenerife
eldia.es

Notas relacionadas en Danza Ballet

00010

RUSALKA, de Antonin Dvořák en el Teatre Liceu   Uno de los montajes más perseguidos por los teatros de ópera de todo el mundo. Una historia de amor imposible, con una música bellísima y una puesta en escena fascinante de la mano de Stefan Herheim que debuta en el Liceu. Stefan Herheim, un...
La 7ème édition du festival Les Etés de la Danse   Deux temps forts ponctueront la 7ème édition du festival Les Etés de la Danse. Au Théâtre du Châtelet, du 6 au 23 juillet, le Miami City Ballet, l’un des plus grands ballets des Etats-Unis, dirig...
Mikhailovsky Theatre’s 180th Season Opened on 13 September This season is dedicated to the build-up to a landmark date: the 180 year anniversary of the founding of the Mikhailovsky Theatre. This date will be celebrated in a year’s time, in autumn 2013. Vladimir Kekhman, the Mikhailovsky Theatre’s General Dir...
Mikhail Baryshnikov. In París de de Krymov   Del 8 al 17 de septiembre, en el Theater National de Chaillot en Paris, incluido en el espacio del Festival Etes de la Danse. Mikhail Baryshnikov, vuelve a los escenarios parisinos, dicho así no es ninguna novedad para esta joya de ...
2012/13 Season The Royal Ballet – Covent Garden, London Details of the new season, which features six world premieres and two works new to the company. Ballet and dance productions to be staged as part of the 2012/13 season have now been announced. Opening on the main stage with Swan Lake, Kevin O&rs...
English National Ballet   Roland Petit’s Carmen with Le Jeune Homme et La Mort and L’Arlesienne English National Ballet’s Roland Petit programme is at the London Coliseum in July. Carmen, Petit’s more popular work, exploded into the decorous...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies