Hacia arriba

Danza Ballet

#

Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX


9 marzo, 2020
Imprimir

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX
editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

Anna Pavlova e Isadora Duncan, bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX, se encuentran al morir en una estación, en espera del tren que las transportará a la eternidad. Un encuentro imaginario en el que estas dos mujeres conversan acerca de la danza y la vida. Un buen momento para voltear atrás y descubrir cuáles eran las preguntas que se hacían estas dos artistas que revolucionaron la danza hace un siglo y que murieron a los 50 años.

  • Dirección: Tatiana Zugazagoitia
  • Idea original y dirección: Tatiana Zugazagoitia
  • Dramaturgia e interpretación: Carmen Correa y Tatiana Zugazagoitia
  • México (2019)

“Una dupla para resaltar. La puesta en escena de la idea imaginada por Tatiana fue realizada con maestría por las dos. La escenografía es de Matteo Montini. Carmen y Tatiana, las dos en sus 50 años, representan a dos bailarinas que fallecieron a esa edad. Pavlova a los 49 e Isadora a los 50. Bailarinas antagónicas y como ellas una clásica y otra contemporánea. La trama es el encuentro imaginario de las dos divas, ya fallecidas, en la estación de trenes que las llevarán a su destino final: el paraíso. Durante el transcurso de la obra ellas se van contando sus vidas, en un juego entretenido donde una rebate a la otra. Una reflexión compartida que las lleva a verse como entrañables amigas/enemigas que argumentan sobre la danza, el arte, el éxito, la vida. Voz y movimiento. Teatro y danza. Biografía y fantasía de un futuro en donde no saben si serán recordadas y cómo evolucionará la danza ya sin ellas. Se muestran y se complementan. Imaginan las diferentes formas que tomará la danza y recorren platicando, jugando y adivinando las posibles nuevas técnicas y prácticas dancísticas (imaginan moviéndose con las que hoy utilizan los bailarines. Situación que hace reír a los conocedores). Ver a Carmen Correa descalza y a Tatiana haciendo developpe y port de bras unificándose, disfrutando el movimiento, la danza, y mostrando la pasión que alberga en el alma y en el cuerpo de los bailarines, independientemente de la técnica que practiquen.” Mabel Diana  – zonadedanza.blogspot.com.

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX
Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos.

“Anna Pávlova e Isadora Duncan fueron bailarinas emblemáticas que desde sus distintas perspectivas de vivir la danza marcaron, por un lado, la ruptura con la tradición de la danza de su época, y, por el otro, delinearon nuevas rutas para este arte. Ambas se propusieron romper paradigmas.

Tatiana Zugazagoitia y Carmen Correa, bailarinas y coreógrafas mexicanas, presentaron en días recientes un trabajo escénico en el que, desde la ficción, hacen coincidir a estas bailarinas en un espacio-tiempo posterior a su muerte y proyectan un diálogo. Anna Pávlova e Isadora Duncan, diálogos es una pieza en la que las dos bailarinas reflexionan sobra la naturaleza de su propia danza, ligada directamente a la personalidad e historia de vida de cada una, y se atreven a imaginar cómo sería la danza del futuro, la danza 100 años después, la danza de hoy.

Debo reconocer que fui escéptica respecto de este trabajo y resulté muy estimulada por la historización que en la pieza se hace de las bailarinas y sorprendida por la revelación de los personajes que ilustra la pieza. Se muestran a la Duncan y a la Pávlova bastante más allá de los estereotipos que sobre ellas existe en el universo de la danza. Descubrimos en el escenario a dos mujeres comprometidas profunda y apasionadamente con la danza. Carmen Correa cuenta respecto de su trabajo interpretando a la Pávlova la sorpresa que le causó romper el estereotipo de la bailarina etérea y frágil ligada a su emblemático rol de “Muerte del cisne” para encontrar a una artista arriesgada y empeñosa. Logró hacer de sus defectos físicos las virtudes que explotó de tal modo que coreógrafos como Petipa y Fokine crearon obras para ella, en las que la fragilidad y sutileza física, otrora defectos, pues el modelo de bailarina era de cuerpo atlético, mutaron en las cualidades del nuevo ballet ruso. Anna Pávlova jamás frenó sus inquietudes respecto al ballet y llegó a cuestionar el rol del ballet imperial al grado de participar en una huelga realizada en 1905 para exigir mejores condiciones de trabajo y autonomía artística. También fue dura crítica del peso que el coreógrafo Diáguilev daba a los roles masculinos sobre los femeninos; así que decidió fundar su propia compañía y con ella ser la primera en recorrer el mundo para difundir el ballet como “una actividad artística respetable”.

En este empeño no desdeñó ningún espacio. “Estas son las personas que me necesitan, nunca antes han visto a una compañía de ballet”, respondió a un empresario que señaló la precariedad de algunos foros ofrecidos a la compañía. Era una misionera de la danza. Tatiana Zugazagoitia presta cuerpo a Isadora Duncan y aparece en el escenario con la túnica griega y el famoso chal rojo que provocara su trágica muerte. De la Duncan conocemos su carácter rupturista con lo que ella llamó la artificialidad del arte; y en el diálogo con Anna Pávlova recuerda que esa voluntad de quiebre tuvo como orientación el retorno a la tradición clásica grecolatina. Ambas bailarinas se ven más cercanas de lo que ha parecido en la historia. Isadora Duncan solo reconoció como escuela de danza a la naturaleza misma. Hizo del mar la fuente de inspiración de su movimiento y concibió al arte como un cuerpo liberado. De ahí su gesto más famoso y trascendental en la historia de la danza: prescindir del uso de zapatillas para bailar y llevar sus pies al contacto directo con el piso. Rubén Darío inmortalizó el gesto y a la bailarina en el poema “La bailarina de los pies descalzos”. Del diálogo entre las bailarinas nace una reflexión por momentos nostálgica, por momentos hilarante sobre la danza hoy y la necesidad de conocer a fondo la historia de mujeres que, como Pávlova y Duncan, entregaron su vida y convicción al maravilloso arte de Terpsícore.” Argelia Guerrero – Ciudad de México (08.02.2019)

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX
Carmen Correa y Tatiana Zugazagoitia

Dos bailarinas recrean encuentro imaginario entre Anna Pavlova e Isadora Duncan
para reflexionar sobre la danza en el pasado y presente.

Por medio de la magia del cuerpo en movimiento, dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX podrán reunirse en escena para conversar sobre este arte y la vida misma. El encuentro imaginario será posible gracias a la creación de las reconocidas bailarinas Tatiana Zugazagoitia y Carmen Correa, quienes unieron su talento para montar Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos.

Se trata de una pieza simbólica para ambas artistas, ya que Zugazagoitia y Correa pensaron en esta propuesta justo para celebrar 35 años de trayectoria desde sus propias trincheras. Debido a la singularidad de la pieza es que fue un proyecto apoyado por el Fonca en el Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales 2017.

Ahora que ha llegado el 2018, año que esperaron para celebrar juntas su vida en la danza desde hace tres décadas y media, ambas creadoras cuentan que este montaje se viene gestando desde hace tres años. Durante este tiempo ha sido un maravilloso trabajo de investigación sobre las dos figuras históricas de la danza.

Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos es un espectáculo para dos bailarinas/actrices entrando en los 50 años, con una larga trayectoria en los escenarios, que recrea un encuentro imaginario entre dos referentes icónicos de la danza de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, que comparten sus historias y reflexionan acerca del arte, el éxito, la felicidad y la danza.

“La obra se vislumbra como una puesta en escena en la que la ficción de la reunión entre estas dos bailarinas fallecidas se entrelace con el encuentro escénico entre nosotras dos. Deseamos jugar con la posibilidad de entrecruzar los pensamientos y reflexiones de las cuatro a partir de una visión teatral y dancística, permitiéndonos abordar las danzas emblemáticas de Anna e Isadora desde lo contemporáneo”.

Zugazagoitia (directora de la compañía Tatzudanza) y Correa recuerdan que Pavlova y Duncan fueron dos bailarinas emblemáticas que revolucionaron la danza: una rusa, la otra norteamericana; una rigurosa y metódica, la otra irreverente; una huyendo de Rusia y la otra buscando encontrar ahí un nuevo hogar. Ambas en busca de la libertad artística y la felicidad, pero muriendo prematuramente a los 49 y 50 años: una a causa de una enfermedad mal atendida, la otra por un trágico accidente.

Con la coreografía, las creadoras esperan “poder reflexionar acerca de la danza, el arte y la vida, encontrando paralelismos y discrepancias con los pensamientos de las dos grandes exponentes de la danza de principios del siglo XX. Deseamos crear un espectáculo que permita a los jóvenes relacionarse con estos dos íconos de la danza del siglo pasado; que de igual manera resulte atractivo e interesante para aquellos que aman el arte y la danza. Una de las preguntas que detonan esta propuesta es: ¿Han cambiado realmente las cosas o seguimos en la búsqueda de los mismos ideales, aunque tengan otra forma?”.

Ambas bailarinas y coreógrafas confían que esta puesta en escena podrá impactar favorablemente a las jóvenes generaciones de bailarines que muchas veces no comprenden que existieron artistas antes que ellos, los cuales rompieron con lo preestablecido y con ello abrieron nuevas formas de abordar la danza, así como lo hacen ellos actualmente.

También se dicen satisfechas con los resultados escénicos, ya que consideran que Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos es una innovación, ya que pocas veces se hacen espectáculos dancísticos que abordan de manera teatral la vida de personajes históricos de la danza. Su obra es una invitación a la reflexión desde la ficción. Además, insisten, es un reto actoral, de dramaturgia y de investigación histórica.” Por, Secretaría de Cultura del gobierno de México.

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX

editora  Dialogos, Anna Pavlova e Isadora Duncan. Dos bailarinas icónicas de la danza de principios del siglo XX
Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos.

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies