Hacia arriba

Danza Ballet

#

El Royal Ballet de Londres en La Habana


18 julio, 2009
Imprimir
Célida Villalón

Nacionalidad: Cubana
Ocupación: Crítica de ballet.
Se radicó en Nueva York desde 1959 y escribe en en diversos medios.
Uno de sus trabajos se publicó en la International Encyclopedia of Dance (Oxford University Press, New York, 1996).

Ver más información


 

Unos por admiración, y otros por indignación, pero muy pocos cubanos (ya sean expatriados o exiliados) interesados en la danza internacional,  han podido sustraerse a la curiosidad que ha despertada la reciente temporada ofrecida por el Royal Ballet de Londres, en dos de los dilapidados teatros de La Habana: El García Lorca, (que forma parte del antiguo Centro Gallego de la ciudad, hoy llamado Gran Teatro de La Habana), y el antiguo Teatro Blanquita de Miramar, ahora conocido como el Karl Marx… Ugh… Solo escribir ese nombre me produce  taquicardia…

Entre los interesados se ha  debatido  la razón, o razones, que dieron motivo a esta primera visita del Royal a la capital cubana, visita que, según nuestra opinión — e igual que otros que lo han hecho y continúan haciendo –,  le da legitimidad a un gobierno que nunca ha sido elegido, y se ha postergado en el poder por 50 años, destrozando todo lo que ha encontrado a su paso. Además, hace parecer como si la triste vida del ciudadano común se desarrollara en la más absoluta normalidad. ¿Cuánto público sin conexiones con el gobierno, consiguió entradas para ver alguna de las cinco funciones del Royal? Se sabe que las entradas fueron distribuidas en este orden: Turistas, miembros de las embajadas, y personajes del gobierno, pagándolas, por supuesto. Si hubo sobrantes, quizás algún ciudadano con extremada buena suerte conseguiría una.

Se especula que el motivo principal del viaje es el amor que el  bailarín Carlos Acosta — artista “invitado” de la compañía — siente por su patria. No resulta menos importante  el interés de Acosta, según lo ha declarado a la prensa,  por dar a conocer a sus coterráneos lo que significa una compañía de la categoría de la inglesa (a millas de distancia de la cubana en buen gusto, que además puede alardear de poseer un magníficos elenco de bailarines de ambos sexos, no  hombres solamente, como sucede con la compañía cubana.

No obstante,  por encima de esas razones, existe una muy importante para Acosta: Que el público cubano vea coreografías de actualidad, que no huelan a moho,  ni exhiban telarañas, como las del Ballet Nacional de Cuba. Por lo tanto, invadida de  curiosidad, decidí escarbar un poco más hondo en las propias declaraciones del bailarín,  y hacer juegos malabares con otras ideas que surgieron en el pensamiento.

Entre los muchos artículos que han circulado sobre este acontecimiento, el publicado con la firma de Rigoberto Díaz/AFP, en el Nuevo Herald, en julio 17,  ha acaparado nuestra atención. Los comentarios que Acosta cándidamente ha hecho al reportero dicen mucho… No hay necesidad de buscar explicación a sus palabras,  cuando exclama,  “debemos esforzarnos por llegar a otro nivel”… “el arte sigue evolucionando”, y “Cuba tiene que ser parte de esa vorágine”…Primera vez que un bailarín cubano “quedado”, se expresa con claridad, aunque aquí le faltó añadir “y crear coreógrafos cubanos”.

Los bailarines “quedados” (sin estatus político, por no haber solicitado asilo), nunca  hablan sobre la situación de su país, ya sea en  sentido artístico o político. Muchos echan mano a contestar que “temen por  los familiares que quedaron atrás”, una excusa que merece respeto, pero de poco valor para quien estas líneas escribe. Hay muchas maneras de esbozar una respuesta, sin comprometerse.  Nuestra opinión es que todos los que nacieron bajo el castrismo (ya sean ahora “quedados” o exiliados) están “programados”.  Han sufrido muchos años de endoctrinamiento escolar, y la gota de agua diaria causa grandes efectos, no hay duda.

Hurgando de nuevo sobre  lo publicado por el Herald, nos quedamos aún más sorprendidas cuando el propio Acosta dice  estar convencido de que “el Ballet de Cuba debe renovar su repertorio e incorporar nuevas tendencias”. Y nos preguntamos, ¿quien podrá asumir esa responsabilidad, y destronar a Alicia Alonso, de  89 años (que cumplirá el próximo diciembre 21), imposibilitada de moverse libremente por problemas ortopédicos, y casi ciega totalmente, quien rige el Ballet Nacional de Cuba con la mano dura y autoritaria que siempre  la ha caracterizado?  La respuesta la ofrece el propio periodista,  cuando yendo aún más lejos en su artículo, añade que el bailarín ya comienza a pensar en su retiro, y en permanecer en la danza como maestro.

¿Cuál ha sido el propósito verdadero de esta visita del Royal a la isla de Cuba? No es necesario estirar mucho la mente,  para darse cuenta que Acosta plantea su propio “coup d´Etat” a la máxima Diva,  en un futuro que no parece estar muy distante. ¿Lo sabía Mónica Mason, directora artística de la compañía, cuando aceptó el viaje? Sólo ella puede contestar la pregunta.

El resultado final de la temporada no ha podido ser más halagador para todos. Los artistas se vieron envueltos en situaciones que probablemente nunca hayan experimentado, en un clima tan serio e importante como es la danza en el Reino Unido. Nos referimos  a la salida del elenco completo delante de la pantalla gigante de TV, instalada frente al Capitolio Nacional, después de la función del pasado miércoles, para saludar a un público ávido, que allí se amotinaba emocionado. 

Sin embargo, a parte del posible “cuartelazo” (como se le dice en buen cubano a un golpe de estado), Acosta ha sido el mayor ganador de esta irrepetible aventura. Sus valores en la infeliz patria de Martí, que tanto él ama, deben haber subido un mil por ciento, y su estatura debe también haber ganado distancia,  ante los ojos de todos sus compañeros del Royal Ballet. ¿Debemos sentirnos sorprendidas? No es así… En Cuba siempre sucede lo inesperado, aunque  esta vez  los triunfos sí se esperaban, igual que el elaborado “homenaje” ofrecido a la Alonso: había que pagarle un precio alto a la Leyenda, para contar con su apoyo moral… Leyenda muy bien construida y conservada, que va mano a mano con la de Castro:  A pesar de estar decrépito y desaparecido del ojo público,  lleva 50 años comandando una dictadura que parece no tener fin.


© 2009 Danza Ballet

00034

Leonidas Kavakos violinista en residencia en Berlín   Primer concierto de Leonidas Kavakos como violinista en residencia en Berlín. El violinista griego Leonidas Kavakos ofrece este jueves 20 de septiembre de 2012 su primer  concierto como artista en residencia durante esta temporada, invitado ...
En Miami, Después de Giselle Luego de haber sido presentado en París, en la Maison de l’Amérique Latine; en  Barcelona (Palau de la Virreina), en Madrid (Casa de América) y en Valencia, “Después de Giselle” (Aduana Vieja, 2008...
“La vida diaria” por el Ballett am Rhein El suizo Martin Schläpfer (Altstätten, 1959), director del Ballett am Rhein (de Düsseldorf/Duisburgo), premio Taglioni 2014 al mejor director (otorgado por la Fundación Vladimir Malakhov por vez primera este año) estrena mundialmente en esta velada d...
DANZA DE ALEGRÍA, UN TÍTULO MUY APROPIADO Con la época del “Cascanueces”  ya cumplida, y muchos programas variados en cartera, el New York City Ballet comienza su larga temporada invernal en el State Theater del Lincoln Center, con un encantador programa titulado &l...
Van Gogh en el Hermitage de Amsterdam   Van Gogh, pintor de campesinos y pionero del arte moderno, en el Hermitage de Amsterdam. "Si oyes una voz dentro de ti diciéndote 'no sabes pintar', pinta y la voz se callará", escribía  en 1883, en una carta a su hermano Theo, el neerlandés...
80 años del Instituto Iberoamericano de Berlín El Instituto Iberoamericano de Berlín, dirigido por la antropóloga e historiadora alemana Barbara Göbel, uno de los mayores centros de estudios científicos interdisciplinarios, entre ellos de musicología y etnología, sobre el mundo iberoamericano en ...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies