Hacia arriba

Danza Ballet

#
La danza y el ballet

Los maravillosos ballets coreografiados por Rudolf Nureyev. Sus ballets permanece maravillosamente presentes en la sociedad.


2 abril, 2020
Imprimir

Nureyev ha marcado profundamente la historia del repertorio que ha enriquecido con sus grandes ballets, Don Quijote en 1981 en La Bayadère en 1992. A través de cincuenta fotografías, Rudolf Nureyev, quien fue director de danza en la Ópera de París desde 1983 hasta 1989, se celebra junto a sus intérpretes y coreógrafos que invitó. Más de dos décadas después de su partida de la Ópera y su desaparición, el joven tártaro que hizo de Francia su hogar, permanece maravillosamente presente en la sociedad y sus obras, aún con vida.

Manfredo

Música: Piotr Ilyich Tchaikovsky
Argumento y coreografía: Rudolf Nureyev
Vestuario: Nicholas Georgiadis

Ballet creado para el Ballet de la Ópera Nacional de París el 20 de noviembre de 1979, en el Palais des Sports, con Jean Guizerix y Wilfride Piollet en los papeles principales.

En el poema de Byron, Manfred parece predestinado a destruir a los que ama. En vano se comprometió a buscar a Astarté, un espíritu ideal que tendría el poder de apaciguar la culpa que lo obsesiona. Manfred, en su versión coreográfica, es un juego libre de la imaginación sobre este tema, que se ha asociado con motivos tomados de otros poemas de Byron. Rudolf Nureyev también está inspirado en el folleto que Tchaikovsky dibujó del trabajo original. Los personajes y eventos que ocurren en el ballet, además, aluden a la vida del propio Byron. Están los amores y los odios de su juventud, su incansable búsqueda de la sabiduría y la paz, la amistad, el amor y el fervor patriótico.

Don Quijote

Música: Ludwig Minkus
Coreografía: Rudolf Nureyev, después de Marius Petipa.
Conjuntos: Alexander Beliaev
Vestuario: Elena Rivkina

Ballet creado para el Ballet de la Ópera Nacional de París el 6 de marzo de 1981, en el Palais Garnier, con Noëlla Pontois, Cyril Atanassoff, Elisabeth Platel y Jean-Yves Lormeau en los papeles principales.

Nueva producción en abril de 2002.

Don Quijote fue creado por Marius Petipa en 1869 en Moscú. El ballet, inspirado en la novela de Cervantes, narra el gran amor de Kitri y Basilio. Rudolf Nureyev bailó por primera vez con Don Quichotte en el Teatro Kirov en 1960 y lo convirtió en uno de sus papeles favoritos. Vuelve a ello en 1966 para el Vienna Opera Ballet. Esta producción entró en el repertorio del Ballet de la Ópera Nacional en 1981 a petición de Rosella Hightower, entonces Directora de Danza. Los conjuntos y los trajes fueron objeto de una nueva producción en 2002, con motivo de la primera actuación de este ballet en la Opera Bastille.

Raymonda

Música: Alexander Glazunov
Coreografía: Rudolf Nureyev, después de Marius Petipa.
Conjuntos y Vestuario: Nicholas Georgiadis

Ballet creado para el Ballet de la Ópera Nacional de París el 5 de noviembre de 1983, en el Palais Garnier, con Élisabeth Platel, Charles Jude y Jean Guizerix, en los papeles de título.

Raymonda, uno de los últimos grandes ballets de Marius Petipa, fue creado en el Teatro Mariinsky en 1898. La historia tiene lugar en la Edad Media durante las Cruzadas. El caballero Jean de Brienne debe salvar a su novia, Raymonda, de las garras de los sarracenos liderados por Abderam. Rudolf Nureyev regresó a Raymonda en 1964 con la compañía del Royal Ballet de Londres y lo transmitió a varias compañías. Dio su forma definitiva en 1983 para la apertura de la temporada de ballet en la Ópera Nacional de París, que inauguró su inauguración como Director de Danza.

Romeo y Julieta

Música: Serguei Prokofiev
Coreografía: Rudolf Nureyev
Conjuntos: Ezio Frigerio
Trajes: Ezio Frigerio, Mauro Pagano

Ballet creado para el Ballet de la Ópera Nacional de París el 19 de octubre de 1984, en el Palais Garnier, con Monique Loudières, Patrick Dupond, Cyril Atanassoff y Jean-Pierre Franchetti en los papeles principales.

La puntuación de Serguei Prokofiev, inspirada en la obra de William Shakespeare en 1938, da lugar a innumerables ballets, incluido el de MacMillan en 1965, que Rudolf Nureyev juega con Margot Fonteyn. El bailarín coreografió su propia versión en 1977, para el London Festival Ballet, y la modificó en 1984 para su entrada en el repertorio del Paris Opera Ballet. Haciendo la elección de una dramaturgia poderosa, donde la pompa y la violencia se mezclan, la truculencia y la crueldad, el coreógrafo concibe un fresco similar a una película que restaura la pasión del texto de Shakespeare y hace toda su relevancia para la historia de los amantes infelices.

Artículo completo en  www.danzaballet.com

bailarines de ballet  Los maravillosos ballets coreografiados por Rudolf Nureyev. Sus ballets permanece maravillosamente presentes en la sociedad.
Répétition de Don Quichotte avec le Ballet de l’Opéra national de Paris, Palais Garnier. © Francette Levieux
bailarines de ballet  Los maravillosos ballets coreografiados por Rudolf Nureyev. Sus ballets permanece maravillosamente presentes en la sociedad.
Rudolf Noureev (Le Prince Siegfried) et le Ballet de l’Opéra de Paris dans Le Lac des cygnes. © Francette Levieux.
bailarines de ballet  Los maravillosos ballets coreografiados por Rudolf Nureyev. Sus ballets permanece maravillosamente presentes en la sociedad.
Rudolf Noureev (Jean de Brienne) et Noëlla Pontois (Raymonda), Palais Garnier, décembre 1983. © Francette Levieux.

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies