Hacia arriba

Danza Ballet

#

Rudolf Nureyev homenaje a 15 años de su muerte

5 enero, 2008
Imprimir

personalidades  Rudolf Nureyev homenaje a 15 años de su muerte El frío 6 de enero de 1993 tuve uno de mis mas amargos días de reyes, al escuchar en el noticiero de Javier Solórzano el audio original francés donde su medico personal confirmaba ante los medíos de prensa que Rudolf Jametovich Nureyev había fallecido a los 54 años en París. Días mas tarde, sería sepultado en el cementerio de Sainte-Genevieve-des-Bois, al sur de la capital francesa.


Por MARICHUY


La historia de Rudolf Xämät uli Nuriev, también conocido como Rudolf Jametovich Nureyev, pareciera la de un cuento de hadas: nació a bordo de un tren mientras su madre se trasladaba a Vladivostok -donde su padre, un comisario del Ejército Rojo, había sido destinado-, el 17 de marzo de 1938; quizá fue el vaivén del tren lo que marcó su futuro como exiliado, su continuo deambular por el mundo; sus legendarios pas de deux.


Aunque Nureyev recibió sus primeras lecciones dancísticas a los 11 años, fue hasta 1955 (con 17 años) cuando llegó al Instituto Coreográfico de Vaganova, dependiente del Ballet Kirov; pese a este comienzo tardío, muy pronto fue reconocido como el bailarín más talentoso surgido en muchos años en esa escuela. Aunado a ese enorme talento y férrea autodisciplina, Rudy destacó por su temperamental carácter; según su biografía, continuamente era sancionado por su mal comportamiento. En la primavera de 1961, para variar Rudy estaba castigado y no fue convocado para la gira europea del Ballet Kyrov; sin embargo, el azar, el destino o la diosa fortuna, le tenían reservado otro derrotero: días antes de la presentación de la compañía en Paris, el primer bailarín Konstantin Sergeyev sufrió un accidente y Nuereyev fue llamado de emergencia para sustituirle.


Cuentan que su actuación en París fue extraordinaria y que el público asistente quedó prendado del virtuoso bailarín; cuando la "tourne" concluyó, cual film gringo de la "guerra fría", Rudy no se presentó en el aeropuerto y así, aquel 17 de junio de 1961, al desertar de la ex Unión Soviética, iniciaba la leyenda de quien más tarde sería reconocido por muchos especialistas como el más talentoso, carismático e influyente bailarían del Siglo XX, solo equiparable a -o superado por, según el crítico en cuestión- su paisano Vaslav Nijinsky (quien murió en 1950, pero retirado desde 1919 debido a su penoso padecimiento de esquizofrenia). Después sucedió lo que todo mundo sabe: conoció a la gran bailarina británica Margot Fonteyn, quien lo llevó al Royal Ballet de Londres y con quien entabló una relación amistosa y profesional, formando una de las parejas dancísticas más famosas y exitosas.

Nureyev interpretó decenas de personajes clásicos y transitó con igual gracia a la danza moderna, haciendo gala, según los especialistas, de una depurada técnica y notables dotes interpretativas. Yo no soy conocedora de técnicas dancísticas, solo he visto algunos ballets asombrosos (rusos, ingleses y franceses) y pese a que a Rudy solo lo he apreciado en vídeo, ningún bailarín me ha maravillado como él. Para mi, Nureyev no solo poseía la depurada técnica adquirida y pulida a través de los años; detentaba, sobre todo, algo que ningún maestro enseña: pasión, vehemencia. Al bailar este hombre desplegó una sensualidad y un magnetismo pocas veces visto. Dicen que su mayor aportación al ballet fue la reivindicación al papel del hombre arriba del escenario, hasta entonces condenado a ser generalmente solo el acompañante de las primeras bailarinas; fue Rudy quien le otorgó el protagonismo absoluto al bailarín masculino.

Siendo bailarín también se desempeñó como coreógrafo de sus propios personajes; más tarde fue maestro y conductor; entre 1983 y 1989 fue el director artístico del Ballet de la Ópera de París, donde además continuó bailando. Como todo genio, la leyenda a su alrededor está poblada de chismes, anécdotas, rumores; unos falsos y otros ciertos; dicen que su temperamental carácter le orillaba ser pedante, arrogante, obsesivo, perfeccionísta y muy exigente; insoportable para quienes lo rodeaban. Es probable que sus detractores digan cosas peores. También se dice que era un amante promiscuo y que por su cama desfilaron muchos jóvenes bailarines, aún durante su larga y tormentosa relación amorosa con el bailarín danés Erik Bruhn, 10 años mayor que él.

Dolorosamente cierto es que Rudy contrajo SIDA quizá a principios de los 80's; y no obstante que a finales de ésa década su enfermedad estaba muy avanzada, continuó al frente del Ballet de la Ópera de París, donde trabajó incansablemente y produjo algunas de las obras coreográficas más revolucionarias de su época. El gobierno de Françoise Mitterrand lo condecoró como Chevalier de la Legion d’Honneur (1988) y Commandeur des Arts et des Lettres (1992). Aún recuerdo la imagen transmitida por la televisión en 1992, cuando efectuó su última aparición pública en el Palais Garnier de París, muy demacrado pero tocado con su característico turbante que tan bien le iba, Rudy recibió por parte del público, puesto en pie, una apoteósica ovación que nos humedeció los ojos…a él y a mi.

Meses mas tarde, el frío 6 de enero de 1993 tuve uno de mis mas amargos días de reyes, al escuchar en el noticiero de Javier Solórzano el audio original francés donde su medico personal confirmaba ante los medíos de prensa que Rudolf Jametovich Nureyev había fallecido a los 54 años en París; días mas tarde, sería sepultado en el cementerio de Sainte-Genevieve-des-Bois, al sur de la capital francesa. Publié par MARICHUY


El sol invernal abrigó el entierro de Nureyev
Una hermosa ceremonia en la ópera de París despidió al bailarín fallecido
JAVIER VALENZUELA – París – 13/01/1993

El día amaneció gris y húmedo, pero cuando Rudolf Nureyev fue enterrado en el cementerio ruso de Saint-Geneviéve-des-Bois el sol sonreía sobre la región parisiense. Uno de los admiradores del bailarín lo interpretó como la prueba de que "el astro rey" se sumaba al homenaje a "la más grande estrella de la danza del siglo XX". Quizá fue así; por qué no. Nureyev se merecía tan feliz casualidad. Como se merecía la hermosa ceremonia de adiós que París le dedicó en la vieja ópera Garnier. A hombros de seis bailarines al borde de las lágrimas, el cadáver de Nureyev hizo su última entrada y su última salida del viejo templo de la música, el baile y el arte lírico.

Ningún discurso, ninguna ceremonia religiosa acompañaron la inhumación de Nureyev a una veintena de metros de la tumba en mármol negro del coreógrafo Serge Lifar. Unas 200 personas desfilaron en silencio delante del féretro de Nureyev depositando flores de lis, ramilletes silvestres y zapatillas de baile. A las 12.30, recién introducido el ataúd en la tierra, comenzaron a dispersarse en silencio.


Artículo completo aquí


personalidades  Rudolf Nureyev homenaje a 15 años de su muerte


Rudolph Nureyev, funerales desarrollados en el palacio Garnier


en Danza Ballet

Cuatro notas sobre Nureyev

Rudolf Nureyev Homenaje a 14 años de su muerte

Biografía Rudolf Nureyev

Nureyev: los años rusos


Rudolf Nureyev el rey de la danza

El último maestro de Petersburgo: Alexander Pushkin

A Portrait of the Artist as a Young Man


© 2005 – 2008 Danza Ballet

00025

Isadora Duncan, 27 de mayo de 1877, San Francisco, California Isadora Duncan había nacido en 1877 en San Francisco (Estados Unidos). En sus coreografías, con movimientos semejantes al vaivén de las olas del mar (su primera inspiración), imprimía el esfuerzo supremo sin que le importaran las consecuencias. Se m...
Entrevista a José Carlos Martínez para el Teatro Real La Compañía se presenta en mayo en el Real con una obra suya, Delibes Suite y Allegro Brillante, de Balanchine. Ambas necesitan de un gran conocimiento de la técnica clásica. Junto a ellas, cierran el programa In the Middle, Somewhat Elevated y Casi-...
Hommage à Pina Bausch Pour PinaExposition de photographies de Guy DelahayeDu 11 au 28 novembre 2009, le Théâtre de la Ville accueille le Tanztheater Wuppertal avec les spectacles Vollmond et Masurca Fogo et rend hommage à Pina Bausch à travers u...
Agrippina Vaganova (1879-1951) Agrippina Vaganova creo el método de enseñanza de ballet que lleva su nombre siguiendo la técnica rusa. Fue bailarina del Ballet Imperial hasta 1916 y después fue profesora durante 30 años. En su método se da mucha importancia a la fuerza de la part...
Muere a los 79 años Aurora Pons La estrella del Ballet del Teatro del Liceo, directora del Ballet Nacional de España y maestra de la Real Escuela Superior de Arte Dramático y Danza, murió en Madrid el 4 de enero de 2016. Aurora Pons, su nombre completo es Aurora Pons López-Lam...
A solas con John Neumeier Con motivo de la próxima visita que el Ballet de Hamburgo realizara a Barcelona durante el mes de mayo para presentarse en el Gran Teatre del Liceu reproducimos a continuación una entrevista exclusiva a su director John Neumeier realizada por Agustin...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies