Hacia arriba

Danza Ballet

#

Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión

26 enero, 2016
Imprimir
Juan Carlos Tellechea

Periodista y crítico.
Nacionalidad: Uruguayo.
Lugar de residencia: Berlín.

El señor Tellechea se formó en la Universidad de la República Oriental del Uruguay y en la Escuela Latinoamericana de Periodismo. Reside en Alemania desde 1980 (primero en Bonn, y desde 1999 en Berlín) donde colabora con numerosos medios de comunicación de Europa, Estados Unidos e Iberoamérica.

Ver más información


Los contrastes no podían ser mayores. El director del Ballett am Rhein (http://operamrhein.de/de_DE/ballett), Martin Schläpfer, presenta este sábado 16 de enero de 2016 su velada de ballet “b26“ en la que durante dos horas y media tres coreógrafos de tres siglos consecutivos exhiben algunas de sus mejores piezas: August Buornonville (Copenhague, 1805 – ídem, 1879), Antony Tudor, seudónimo artístico de William Cook (Londres, 1908 – Nueva York, 1987) y Terence Kohler (Sydney/Australia, 1984).

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Dark Elegies ch.: Antony Tudor

Tres centurias, tres estilos, tres visiones estéticas, tres formas diferentes de ver la danza como expresión artística suben a escena esta tarde; algunas pueden gustarnos y entusiasmarnos más que otras que parecen querer desconcertarnos, pero todas son indiscutiblemente muy modernas en sus respectivas épocas.

En mi modesta opinión, la más lograda integralmente y la más refinada de las tres coreografías presentadas es “Dark Elegies“ , de Antony Tudor, estrenada el 19 de febrero de 1937 por el Ballet Rambert en el Duchess Theatre de Londres, que continúa siendo una de las más importantes y geniales obras del siglo XX, con música de Gustav Mahler (“Kindertotenlieder“ (“Canciones a los niños muertos“), sobre poemas de Friedrich Rückert, para barítono y orquesta).

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Dark Elegies ch.: Antony Tudor

En aquellos tiempos, según un crítico de entonces, la danza en Inglaterra descubría una nueva fase en su acontecere histórico. Por primera vez, tras el estreno de “Petruschka“ (1911) por los Ballets Russes en elThéâtre du Chatelet de Paris (con música de Igor Stravinski, 1882 – 1971, y coreografía de Michel Fokine, 1880 – 1942), una coreografía podía suscitar profundas emociones, casi catárticas, como en los momentos culminantes de los dramas de la Antigua Grecia, según el pensamiento aristotélico.

El barítono Dmitri Vargin (Samarcanda, Uzbekistán, 1978), de la Deutsche Oper am Rhein, sentado al extremo derecho del escenario, realiza una soberbia entonación de los “Lieder“ que compuso Mahler entre 1901 y 1904 y estrenó en 1905 en Viena, sobre los versos que Rückert escribiera entre 1833 y 1834, tras la muerte de dos de sus hijos en menos de 16 días. La ejecución de la Orquesta Filarmónica de Duisburgo, dirigida por Axel Kober es brillante. La triple coordinación, música, canto y danza, así como la preparación coreográfica de Amanda McKerrow y John Gardner (ambos bailaron bajo la dirección de Tudor en el American Ballet Theater) está perfectamente lograda.

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Dark Elegies ch.: Antony Tudor

Los movimientos se suceden con elegancia (I. “Nun will die Sonn’ so hell aufgehen“, “Ahora el sol saldrá radiante“), gran sensibilidad (II. “Nun seh’ ich wohl, warum so dunkle Flammen“, “Ahora entiendo por qué tan oscuras llamas“), entrega, sin acrobacias espectaculares (III. “Wenn dein Mütterlein tritt zur Tür herein“, “Cuando tu mamita entra por la puerta“), con cierta distancia y ensimismamiento (IV. “Oft denk ich, sie sind nur ausgegangen“, “A menudo pienso que solo han salido“), pero siempre con gran devoción, casi sagrada (“In diesem Wetter, in diesem Braus“, “¡Con este tiempo, con esta lluvia!!!“) en la excelente interpretación de los bailarines Camille Andriot, Wun Sze Chan, Natalie Guth, Christine Jaroszewski, Helen Clare Kinney, Anne Marchand, Virginia Segarra Vidal, Marcos Menha, So-Yeon Kim (brillante pas seule), Andriy Boyetskyy y Michael Foster.

Previamente la velada fue abierta con el “Bournonville Divertissement“ que componen el pas de deux del “Festival de las flores en Genzano“ (1858), así como el pas de six y la tarantella de “Nápoles“ (1842), hasta hoy dos piezas medulares del repertorio clásico, preparado brillantemente por el danés Johnny Eliasen.

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Dark Elegies ch.: Antony Tudor

El decorado del escenario es neutral. Los intérpretes bailan ante un fondo de color celeste que sugiere tanto el firmamento en los montes Albanos, en el Lacio, al sur de Roma, donde se sitúa Genzano, como el espléndido panorama del golfo de Nápoles. Hay excelente precisión en los giros y los saltos, ejecutados con gran seguridad.

Al comienzo la orquesta va demasiado rápido, le cuesta ajustarse al ritmo de los bailarines y éstos, en un momento dado, quedan literalmente “colgados“ un par de segundos, sin música, al final del pas de deux. Pero el director corrige rápidamente la coordinación en los siguientes movimientos.

La tarantella exige mucho de los bailarines. Sin embargo, todos en su conjunto (Ann-Kathrin Adam, Feline van Dijken, Nathalie Guth, Alexandra Inculet, Julie Thirault, Brice Asnar, Michael Foster, Philip Hanschin, Sonny Locsin y Eric White) resuelven muy bien la filigrana de estos fragmentos coreográficos impregnados de folklore de August Bournonville, “un poeta del ballet“, como lo definiera su gran amigo, el escritor y vate danés Hans Christian Andersen (1805 – 1875), ambos admiradores de Italia, su gente, sus tradiciones y su cultura.

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Bournonville Divertissemont. ch.:August Bournonville

La velada “b26“ concluye con el estreno mundial de “ONE“, del joven coreógrafo australiano Terence Kohler (con música de Johannes Brahms, 1833 – 1897, la “Sinfonía nro. 1“ en do menor, opus 68), pieza expresamente realizada para el Ballett am Rhein.

Sobre el escenario se erige un oscuro muro (escenografía de Verena Hemmerlein) por el que trepan bailarinas y bailarines. En total son unos 40 intérpretes. Todo transcurre muy bien, en el primer movimiento (“Un poco sostenuto – Allegro – meno Allegro“), aquí destaca la primaballerina Marlúcia do Amaral; en el segundo (“Andante sostenuto“), permanentemente se recurre con fruición a la “biblioteca“ neoclásica de movimientos; y en el tercero (“Un poco allegretto e grazioso“), con un excelente, maravilloso pas seule de Yuko Kato.

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Bournonville Divertissemont. ch.:August Bournonville

Pero en el cuarto movimiento (“Adagio – Piú andante – Allegro non troppo, ma con brio – Piú allegro“) se le acaba la “cuerda“ a Kohler. Toda la fantasía que había desplegado poco antes se agota de pronto en los últimos 15 minutos de la obra.

Dos escaleras de mano se instalan junto al muro, una por delante y otra por detrás de éste. Los bailarines suben por la primera hasta la parte superior de la construcción y acto seguido descienden por la segunda escala. Este ejercicio lo realizan durante varios minutos, mientras la orquesta toca exquisita, por momentos fogosa e ígneamente la segunda mitad del cuarto movimiento de la sinfornía de Brahms .

colaboradores  Tres siglos de ballet, arte supremo y desilusión
Ballett am Rhein Düsseldorf / Duisburg
b.26 Bournonville Divertissemont. ch.:August Bournonville

Según el programa de mano, Kohler intenta mostrar que los intérpretes, en medio de una Europa que es testigo del masivo éxodo de migrantes de Oriente Medio y África, marchan hacia otro mundo y que solo la música sigue hablando. Pero al espectador, decepcionado, desilusionado, le queda la impresión de que la faena no está completa, de que algo ha ocurrido y el coreógrafo no ha podido culminar su labor (¿quizás apremiado por el tiempo, por un estricto plazo para cumplir con la fecha del estreno???); porque, para describir precisamente ese pasaje hacia otro mundo, hacia otro universo, hacia otra realidad hay múltiples recursos en la danza mucho más idóneos y eficaces que el simple ascenso y descenso por una escalera. Los aplausos y ovaciones a los bailarines, muy merecidos, fueron atronadores, pero menguados para el coreógrafo australiano Terence Kohler, de 31 años.

Duisburgo 16/01/16. Teatro de Duisburgo. Ballett am Rhein “b16“: “Bournonville Divertissement“, pas de deux de Blumenfest in Genzano, así como pas de six y tarantella de Napoli, de Edvard Mads Ebbe Helstedt y Holger Simon Paulli. Coreografía August Burnonville. Vestuario Maja Ravn. Preparación coreográfica Johnny Eliasen.

“Dark Elegies“. Música de “Kindertotenlieder“ sobre poemas de Friedrich Rückert para barítono y orquesta de Gustav Mahler. Coreografía Antony Tudor. Escenografía y vestuario Thomas Ziegler. Preparación coreográfica Amanda McKerrow y John Gardner.

“ONE“ (Estreno mundial). “Sinfonía nro. 1“, en do menor, opus 68, de Johannes Brahms. Coreografía Terence Kohler. Escenografía Verena Hemmerlein. Vestuario Louise Flanagan.

Intérpretes: Marlúcia do Amaral, Ann-Kathrin Adam, Yuko Kato, Feline van Dijken, Nathalie Guth, Alexandra Inculet, Julie Thirault, Camille Andriot, Wun Sze Chan, Christine Jaroszewski, Helen Clare Kinney, Anne Marchand, Virginia Segarra Vidal, Marcos Menha, Boris Randzio, So-Yeon Kim, Andriy Boyetskyy, Brice Asnar, Michael Foster, Philip Handschin, Sonny Locsin, Eric White, Doris Becker, Sabrina Dalafield, Sonia Dvorak, Alexandra Inculet, Norma Magalhaes, Asuka Morgenstern, Louisa Rachedi, Aryanne Raymundo, Elisabeta Stanculescu, Irene Vaqueiro, Rashaen Arts, Andriy Boyetskyy, Osuren Dagva, Filipe Frederico, Vincent Hoffman, Richard Jones, Tomoaki Nakanome, Bruno Narnhammer, Chidozie Nzerem, Alban Pinet, Friedrich Pohl.

Iluminación Franz-Xaver Schaffer..

Barítono Dmitri Vargin.
Orquesta Filarmónica de Duisburgo.
Director Axel Kober.

Maurice Béjart: Adiós a un ícono ¿Fue Maurice Béjart un “revolucionario” de la coreografía? No me gusta la palabra en danza. Ni en nada. Cada vez que requiero un esfuerzo especial, me digo que voy a atacar la tarea con “espíritu contrarrevolucionario”. Y en el hipotético e impro...
Staatsballett Berlin: Nacho Duato, William Forsythe, Marco Goecke   El Staatsballett Berlin seduce al público con modernas coreografías Una maravillosa tarde primaveral la de este domingo 29 de abril de 2012, con la sala de la Staatsoper am  Schiller Theater de Berlín atestada de público, para presenciar una...
François Verret: Courts-circuits   Un “poema” oscuro y lacerante. François Verret es un coreógrafo francés, que emergió con la “ola” de los años 80 del pasado siglo. Desde entonces, su labor ha sido seria y sostenid...
GALA DEL ABT ESPLENDOR ES LA PALABRA OBLIGADA EN LA GALA DEL ABT. Para abrir su anual temporada primavera-verano en el Metropolitan, el American Ballet Theatre concertó una acostumbrada Gala, donde el público balletómano, junto a innumerabl...
Teatro Auditórium de La Habana La maravillosa historia del magnífico Teatro Auditorium, situado en Calzada esquina a D en el barrio de El Vedado, es casi desconocida por la actual generación de cubanos. Podría atreverme a asegurar que el pueblo en general, n...
Merce Cunningham Dance Company en París   “Roaratorio”. ¿El legado del futuro? En el Teatro de la Ville de París, ese templo de la danza en el mundo, se ha presentado la Merce Cunningham Dance Company, con dos programas (sólo ví el segundo, ...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies