Hacia arriba

Danza Ballet

#

Valentina y Leonid Kozlov


28 noviembre, 2009
Imprimir

colaboradores  Valentina y Leonid  Kozlov

 

CELEBRANDO EL HERMOSO LEGADO DE VALENTINA KOZLOVA.

Valentina y Leonid Kozlov hicieron historia, cuando durante una gira artística con el Ballet Bolshoi, en Los Angeles, en 1979, pidieron asilo político. Era la época de las deserciones de los bailarines soviéticos: En 1961 Rudolf Nureyev lo había hecho; luego le seguiría Natalia Makarova en 1970. Cuatro años más tarde Mijail Baryshnikov continuaría por ese camino, también tomado por Alexander Godunov, y los Kozlov. Estos últimos cerrarían la década, por más que después vendrían otros más.

Los Kozlov continuarían su carrera, primero con contratos variados, hasta que en 1983 se unieron al New York City Ballet. Con esa compañía permanecerían hasta 1995,pero Kozlova continuaría el camino de triunfos sin su pareja, de la que se divorciaría. En 1992, Kozlova regresó a Moscú para interpretar un danza creada para ella por Margo Sappington, titulada “Blue Angel”. De ahí nacería su asociación con la renombrada coeógrafa estadounidense, que motivó crear la fundación llamada Daring Project. En 2003, Kozlova abriría su Dance Conservatory of New York, con la participación de Sappington como instructora y coreógrafa.

Nada más apropiado que titular la función de la semana pasada en el teatro Joyce, “Legaccy” (Legado). Dicho espectáculo no solo sirvió para calibrar el perfeccionamiento que se ofrece a los alumnos en la escuela, si no que fue un digno tributo a la carrera y esfuerzos de la afamada bailarina rusa, por traspasar a otra generación el magnífico entrenamiento recibido en la escuela del Bolshoi.
 
colaboradores  Valentina y Leonid  Kozlov

 Irina Dvorovenko y Maxim Beloserkowsky en “Splendid Isolation 3”
Photo Yi Chun Wu, cortesía de Audrey Ross Publicity


El programa comenzó con tres importantes personajes en la vida de la Kovlova en el escenario, que vinieron a contarle a los presentes sus innumerables logros: En primer término habló Diane Hakak, alabando las cualidades de la amistad que las ha unido por varios años. Serge Ossorguine, quien servía de traductor durante la gira del Bolshoi, continuaría la presentación, contando anécdotas muy interesante de cómo se originó la deserción de la pareja Kovlov. El último en tomar la palabra fue Alex Dube, promotor y agente teatral, primer empresario que guió a la pareja por el camino de los contratos.


La parte bailable del programa, además de la propia Kovlova, y un nutrido grupo de alumnas, incluyó a bailarines de otras compañías que prestaron su cooperación al acto. Para comenzar, tuvo lugar la simulación de una clase impartida por Kovlova a Whitney Jensen, bella jovencita, de segura técnica y amplitud de torso, entrenada en el Conservatorio y miembro ya del Ballet de Boston, titulada “The Mentor”. Jensen tuvo otra brillante intervención bailando “Harlequinade”, de Petipa/Rimsky-Korsakoff, junto a Albert Davydov, miembro destacado del Ballet de Nueva Jersey.

Entre los bailarines de otras compañías que también se unieron al acto, estaban Irina Dvorovenko y Maxim Beloserkosky, del American Ballet Theatre, en una fascinante pieza titulada “Splendid Isolatioon 3”, con música de Mahler, coreografiada por Jessica Lang, con la bailarina envolviéndose en una enorme saya blanca. Wendy Whelan, secundada por Philip Neal, ambos del New York City Ballet, tuvieron a su cargo un segmento demasiado corto de “Who Cares?”, de Balanchine/Gersjwin, y por su parte Desmond Richardson, del conjunto Complexions, apareció en un disparate llamado “Moonlight”, coreografiado por Dwight Rhoden, cuyo factor más interesante era el ramo de flores que Richardson llevaba en la mano.

colaboradores  Valentina y Leonid  Kozlov
 
Whitney Jensen – Photo Yi Chun Wu, cortesía de Audrey Ross Publicity
 

Tanto la propia Kovlova, en un bello Pas de Deux titulado “Once Upon a Time”, con Charles Askegard, del NYCB –recordando los variados roles interpretados por la bailarina en su larga carrera–, como las alumnas más adelantadas del Conservatorio, se presentaron en coreografias de Sappington. Entre estos últimos,”Molitva”, con música de Part, fue una atractiva pieza , suave y misteriosa, en la que aparecieron doce alumnas del Conservatorio. No obstante, “Bossacunova”, con música de un autor desconocido, y encabezada por Jensen, fue un regalo delicioso para los espectadores, resultando ser el mejor exponente de las habilidades adquiridas por las ejecutantes. El resplandeciente grupo, que incluía a Alicia Fotino, Marielle Kaplan-Newman, Olivia Lafrenz y Sarah Steele, bailaron brillante y pícaramente, transportando al público asistente a una tierra de sol y alegría.

La noche terminó con un Defilé, donde aparecieron futuras ballerinas de todos tamaños, incluyendo a dos diminutas pequeñinas, que momentos antes habían dormitado en la sala del teatro entre los acogedores brazos de sus respectivos padres.

colaboradores  Valentina y Leonid  Kozlov

Valentina Kovlova y Charles Askegard en “Once upon a Time”
Photo Yi Chun Wu, cortesía de Audrey Ross Publicity

 
©2009 Danza Ballet

00034

École de Danse del Ballet de la Ópera de París   La École de Danse del Ballet de la Ópera de París, además de sus demostraciones, hace anualmente en la Ópera Garnier un espectáculo que presenta obras del repertorio. Tradición instituida por...
Wiesenland o la Maga de Wuppertal Que Pina Bausch es una de las artistas acaso más grandes de la segunda mitad del siglo XX, más allá del teatro y de la danza, o incluso su denominada “danza-teatro”, es algo que tengo en el corazón, yo, “...
Segundo encuentro con el coreógrafo Jorge (Georges) García No lo conocí en Cuba. Cuando partí de mi querida patria en mayo de 1959, Jorge García aún no había comenzado sus estudios de ballet, que iniciaría en 1960. Pocos años después, en 1966, una noticia sin precedentes circularía ampliamente a través de l...
Festival Internacional de Danza Itálica Una vez más, la Diputación de Sevilla presenta una nueva edición del Itálica, Festival Internacional de Danza. Una cita veraniega que, por derecho propio, figura desde su creación en primera línea de los ev...
“La vida diaria” por el Ballett am Rhein El suizo Martin Schläpfer (Altstätten, 1959), director del Ballett am Rhein (de Düsseldorf/Duisburgo), premio Taglioni 2014 al mejor director (otorgado por la Fundación Vladimir Malakhov por vez primera este año) estrena mundialmente en esta velada d...
Dances for Non/Fictional Bodies El reino de lo posible traspone fronteras En la lejanía se oye un trinar de pájaros y el ladrido de un perro...De pronto los altavoces de la sala se saturan con el sonido de una respiracion humana. Primero una, después dos...tres, cuatro, cinco pers...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM