Hacia arriba

Danza Ballet

#


Ballet El Lago de los Cisnes

13 mayo, 2007
Imprimir


"El lago de los cisnes" es probablemente el primer ballet que acude a la memoria de cualquier persona incluso aunque no sea aficionada a la danza.

 

La magia que desprende el trágico y romántico argumento se ve sólidamente respaldada por una música que lo acompaña perfectamente en todo su desarrollo e inspira la riqueza coreográfica que posee la composición. El Ballet Nacional de Ucrania, con Igor Yebra y Alicia Amatriaín, presentó en el Palacio una admirable producción de la famosa obra.


El lago de los cisnes' es probablemente el primer ballet que acude a la memoria de cualquier persona incluso aunque no sea aficionada a la danza. ¿Por qué esta obra -cuyo estreno en 1877 pasa sin pena ni gloria en la versión de Reisinger- se ha convertido en el ballet más popular en la historia de la danza? Hay en 'El lago…' varios factores que no suelen presentarse siempre unidos en todos los ballets: la calidad de la música, la magia del argumento y la categoría de la coreografía. En esta obra no hay un punto débil en ninguno de estos tres campos.

La magia que desprende el trágico y romántico argumento se ve sólidamente respaldada por una música que lo acompaña perfectamente en todo su desarrollo e inspira la riqueza coreográfica que posee la composición. El personaje irreal y mágico de Odette, una criatura patética y doliente condenada a vivir en el lago y a perder un amor que nunca estuvo realmente a su alcance, ejerce una profunda fascinación. Hay que señalar que aunque se ha impuesto el final feliz en este ballet, el tono de la música del cuarto acto es trágico, elegíaco. Como señaló Cranko: «Siegfried demuestra que es indigno, rompe su juramento e, inconscientemente, confunde las apariencias externas con la realidad más profunda… es un héroe trágico y debe ser derrotado… Odette y Siegfried no son la clase de amantes que puedan vivir felizmente para siempre».

selecciones  Ballet El Lago de los Cisnes


Dancers from the English National Ballet perform Swan Lake
during a rehearsal in Taipei, August 1, 2006. Photo Reuters


El ballet, que durante años se consideró el clásico por excelencia, tiene una fuerte conexión argumental con el ballet romántico aunque técnicamente muestre nexos de unión con el ballet del siglo XX. El secreto de esta obra parece ser que tiene un tema inagotable y que permite cientos de lecturas diferentes.






Trabajo brillante y redondo



El Ballet Nacional de Lituania nos presentó en el Palacio de Festivales una producción muy digna de este ballet. Hay años de escuela y mucha tradición, la fuerte influencia del ballet ruso se nota en mu-chos países bálticos y del norte de Europa. No obstante, hay que decir que la versión de Sergeyev es la más habitualmente representada en Europa Occidental. El trabajo del conjunto fue admirable y los bailarines se mostraron en estilo tanto en los bailes clásicos como en los nacionales y en los papeles de carácter. No hubo grandes hazañas técnicas pero tampoco riesgos imperdonables y por eso la función fluyó de manera muy satisfactoria enmarcada por un vestuario colorista y una escenografía cuidada.

selecciones  Ballet El Lago de los Cisnes


Dancers from the English National Ballet perform Swan Lake during
a rehearsal in Taipei, August 1, 2006. Photo Reuters


Es de destacar el trabajo de Velerij Fadejev en un papel que requería de mayores dotes interpretativas que el resto. En el paso a tres del primer acto sobresalió Miki Hamanaka frente a su compañera que tuvo algunos problemas con el giro. En cuanto a los dos papeles principales, Alicia Amatriaín presentó una Odette convincente, doliente y asustada, incluso profundamente abatida, revelando cualidades dramáticas y muchas posibilidades en papeles líricos. En el paso a dos del segundo acto rompe en ocasiones la magia al intentar forzar al máximo sus extensiones creando dificultades a su compañero. En el paso a dos del tercer acto, ya como Odile, los problemas fueron mayores y se perdió el balance en más de una ocasión.

selecciones  Ballet El Lago de los Cisnes


Dancers from the English National Ballet perform Swan Lake
during a rehearsal in Taipei, August 1, 2006. Photo Reuters


En la coda, unos incómodos segundos de silencio tras su intervención revelaron la leve decepción del público porque la tradicional serie de 32 fouettés, que simbolizan el poder de seducción de la malvada Odile, se quedó en menos de la mitad y se concluyó con sendas diagonales. En el cuarto acto, de vuelta a Odette, la bailarina volvió a sentirse más cómoda y a interesarnos por su dulzura y una entrega emocional ilimitada que la hacen muy bella otorgando su perdón al arrepentido Siegfried. Igor Yebra, como Siegfried, el Príncipe que incapaz de comprometerse con una mujer real jura amor eterno a una criatura encantada, estuvo creíble en su papel de joven indeciso, soñador e impetuoso. El mismo ímpetu, aunque con menor alcance dramático que su pareja, lució en el cuarto acto para librar a Odette de Rothbart y reparar su error. En sus ejecuciones lució una excelente técnica y su buen hacer como partenaire.





Síndrome de Peter Pan



El ciclo de danza del Palacio de Festivales concluye así con una versión más que apreciable de 'El lago de los cisnes' mientras el Festival Internacional de Santander nos anuncia una interesante propuesta para este verano con 'La Sílfide'. Estas dos obras, estrenadas con casi medio siglo de diferencia, tienen en común que presentan dos figuras masculinas protagonistas que bien pudieran estar afectadas por el síndrome de Peter Pan. El Ballet de Boston ofrecerá este ballet romántico, de tono mucho más ligero que 'El lago…', y las peripecias de James, el joven escocés, que persiguiendo a la sílfide -criatura que muere al ser alcanzada- pierde toda oportunidad de conseguir un amor verdadero. Mª. L. MARTÍN-HORGA/SANTANDER

00023

Escuela Bolera Conocida como “Goyescas”, estas danzas cortas se bailan con trajes de la época del pintor Goya, de ahí su nombre popular, con zapatillas y castañuelas.La Escuela Bolera estudia las danzas españolas del siglo ...
DON PASQUALE, UNA ÓPERA BUFA ENTRE VIENA E ITALIA Por Víctor Sánchez SánchezTeatro Real de Madrid En el año 2009, Riccardo Muti fue invitado a dirigir el concierto de Navidad que todos los años se celebra en el Parlamento italiano. Al frente de sus “chicos de la Cherubini”, la misma orquesta que ho...
El ballet ruso y su historia "El ballet ruso, el arte imperial que sobrevivió a la revolución bolchevique" por Eugenia Miras. Madrid. 09/10/2017 para ABC.es Las corrientes más radicales de la izquierda intentaron erradicar esta cultura, en su momento vinculada al zarismo. Algun...
El triunfo del tutú  Maya Plisetskaya a los tres años ya asombraba con improvisaciones de ballet. «Hay un momento en que uno comprende que pertenece al Arte y, una vez iniciado ese camino, ya no puede desviarse». Son sus palabras recuperadas del programa-homenaje que o...
Modes de representació i recepció de la violència en la dansa moderna «Less is more» Sembla que la violència és inherent a l'ésser humà. La particularitat del segle XX no és tant la barbàrie de la violència, sinó la indiferència i la insensibilització envers el dolor aliè. I no és d’estranyar, ja que contínuament els...
La sonnambula de Vincenzo Bellini Opera semiseria en dos actos. Libreto de Felice Romani basado en La Somnambule de Eugène Scribe y Germain Delavigne, y La Somnambule ou L’arrivée d’un nouveau seigneur de Eugène Scribe y Pierre Aumer. Basado en un vodevil y un ballet de Eugène Scri...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies