Hacia arriba

Danza Ballet

#
La danza y el ballet

El guante escarlata de Pina Bausch

18 junio, 2007
Imprimir

personalidades  El guante escarlata de Pina Bausch

Supe de ella a mediados de los ’70, cuando me llegó un catálogo de su danza en una época que yo despreciaba el ballet, la ópera y todos esos montajes artísticos con los cuales la burguesía se emociona hasta la colitis estética.

Esta vez fue su pareja, Ronald Kay, poeta, escritor y amigo, quien me preguntó una tarde: entonces, ¿nunca has visto algo de Pina, Pedro? Creo que no, sólo la recuerdo en la película “Y la nave va”, de Fellini, y últimamente en “Hable con ella”, de Almodóvar. Entonces iremos a verla, ahora que viene a Chile al festival de teatro, me insistió Ronald.

Por Pedro Lemebel

Supe de ella a mediados de los ’70, cuando me llegó un catálogo de su danza en una época que yo despreciaba el ballet, la ópera y todos esos montajes artísticos con los cuales la burguesía se emociona hasta la colitis estética. Entonces miré con desdén las fotos de aquellos danzarines desarrapados y descalzos, pero las guardé entre mis papeles sin saber que algún día estaría riendo y tomando un vino negro con esta mujer, bella como un flamenco de vidrio, que llevó la danza contemporánea al éxtasis del gesto quebrado. Tampoco imaginé entonces que podría resistir las dos horas del espectáculo donde la representación del cuerpo es un florecer de carreras y caídas y saltos y golpes y más caídas. Y desde el suelo o cielo, una mano triza el aire con un guante escarlata, y parece que vuela la mano paloma, parece que arde el guante diablo, pero no vuela ni se quema, se congela el puño apretado, apenas se encoge arrítmico conjugándose con otras manos y otros torsos y otras pelvis que rondan el sube y baja de este espejismo carnal.
 
personalidades  El guante escarlata de Pina Bausch

Pina Bausch – Foto gentileza de Blanca A.W. para Danza Ballet

Esta vez fue su pareja, Ronald Kay, poeta, escritor y amigo, quien me preguntó una tarde: entonces, ¿nunca has visto algo de Pina, Pedro? Creo que no, sólo la recuerdo en la película “Y la nave va”, de Fellini, y últimamente en “Hable con ella”, de Almodóvar. Entonces iremos a verla, ahora que viene a Chile al festival de teatro, me insistió Ronald. Y la verdad, yo me hice el desentendido porque es feo solicitar entradas a los familiares de las estrellas.

Después que la Bausch llegó con bombo, luminarias y la condecoró Bachelet en La Moneda, pensé que a Ronald se le había olvidado la invitación, pero ahí estaba insistiendo que fuéramos a ver el espectáculo de la Bausch en el dorado Teatro Municipal. En ese templo de la danza, como le llamaba un coreógrafo de la dictadura a ese lugar. Y ese día y a la hora me encaminé al Municipal, donde me esperaba mi amigo para colarme en la suntuosa sala. Tenemos ubicación en la penúltima fila de platea, me informó Ronald con las entradas en la mano. Qué bueno, suspiré, por si me lateo, por si me aburro puedo salir a fumar. Estaba toda la elite cultural de la Concertación: actores, políticos, ministros, señoras de ministros, tías de ministros y cuanta vieja engalanada arriscando la nariz. Un toque de gong llamó a la sala, iba a comenzar el espectáculo de Pina Bauch y su compañía Tanztheater Wuppertal. La gente culturosa se secreteaba, decían yo lo vi en Europa, linda, es divino. Al bajar la luz de las arañas de cristal, quedó en penumbras una escenografía sobria en su exacta pulcritud. Sólo una borrosa extensión de luz neutra difuminaba el horizonte pedregoso. Si me aburro salgo afuera y nadie se da cuenta, pensaba yo acomodándome en esa penúltima butaca. Si me lateo salgo a fumar y nadie lo nota, me repetía bostezando de antemano. Entonces escuché que alguien tosía a mi espalda. Era Pina Bausch, de pálido semblante, vestida de negro recato, que me saludó con una venia amable. No tengo cómo arrancarme, pensé, sintiéndome como un estudiante incorregible. Pero no tuve para qué moverme de mi asiento, el montaje, la música, los bailarines revoloteando ingrávidamente torcidos en la flama de la luz, me tenían cautivado. Tanto así, que me olvidé que Pina Bausch, a mi espalda, vigilaba atenta el espacio coreográfico con su mirada verde olivar.

personalidades  El guante escarlata de Pina Bausch

Pina Bausch – Foto gentileza de Blanca A. W. para Danza Ballet

A ratos, volvía la música morena y el tambor maraqueaba la cadera fracturada por el asimétrico rumbón del fado portugués. Ya no era el Municipal y su encrespada siutiquez neoclasista. A ratos, el amasijo corporal levantaba un encatrado favelero, como si fuera una toma de terrenos. A ratos, el mismo merecumbé desarmaba la rancha, con el mismo sincopado y lagrimero recumbión. Ya no era el Municipal y sus viejos firulos extasiados con “La Traviata”. Este era un discurso visual y musiquero donde el cuerpo, como guante vacío, como cuerpo desmusculado, proclamaba otra tensión, otro rictus herético que, en la asimetría del tropiezo, arrastraba la majadera reiteración de su caer. Una y otra vez hasta el éxtasis de una coreografiada fatiga. Sin duda, ya no era el Municipal y su aleluya clásica. Tantas veces, acá en Chile, vi a los seguidores de la Bausch haciendo sus piruetas abstractas. Pero entonces no me convencía su arrogancia trascendente. Ahora estaba viendo el original, y seguro era maravilloso ver esta gimnasia del absurdo, sin narrativa, desmadejada por el desespero de la incomunicación. La Bausch, detrás mío, sólo respiraba, la veía por el rabillo del ojo atenta al más mínimo suspiro de la acartonada platea. Cuando se prendieron las luces de la sala, y el aplauso atronador nos despertó de ese nirvana, Pina ya no estaba en la última fila, ahora, junto a la compañía, agradecía las flores y los vítores en el escenario. Viste que te gustó, me dijo Ronald mientras salíamos del teatro, Pina quiere comer algo, ¿nos acompañas? Fuente: La Nación (Chile)  – 16 Jun 2007. Selección fotográfica realizada por Danza Ballet

 

en Danza Ballet

La nueva obra de Pina Bausch

Pina Bausch recibe Premio Kyoto 2007

Pina Basuch y la danza teatro

© 2007 Danza Ballet

00025

Départ de Brigitte Lefèvre L'Opéra national de Paris fête  Brigitte Lefèvre à l'occasion de son départ.Le 4 octobre 2014 Cette soirée exceptionnelle, interprétée par le Ballet, l’Ecole et l’Orchestre l’Opéra national de Paris, sera composée de Woundwork 1 et Pas. parts Willia...
Homage to Maris Liepa in Moscow Historic Stage 20 December, 2016. Bolshoi Theatre. Ballet Gala in the memory of Maris Liepa. 20 December, 2016. Bolshoi Theatre. Maris Rudolfs Liepa (27 July 1936, Riga – 26 March 1989, Moscow) was a Soviet Latvian ballet dancer. He graduated f...
Maurice Béjart, leyenda viva de la danza mundial «un minimum d’explication, un minimum d’anecdotes, et un maximum de sensations» (Un mínimo de explicación, un mínimo de anécdotas, y un máximo de sensaciones) Extrait d’Un instant dans la vie d’autrui. Su nombre, Maurice Béjart. Un icono en el mu...
Rudolf Nureyev (1938 – 1993) Bailarín y coreógrafo ruso de ballet, posiblemente el más virtuoso y carismático de su generación. Nació cerca de Irkutsk, bailó como profesional desde los 15 años y estudió en la Escuela Coreográfica de Leningrado desde 1955 hasta 1958, año en que ...
Gala Homenaje a MAYA PLISETSKAYA El 10 de septiembre de 2007 en el Teatro Real de Madrid rendirá un homenaje a la mas importante bailarina de todos los tiempos MAYA PLISETSKAYA. Maya Plisetskaya, una mujer que ha defendido siempre, incluso en las circunstancias más adversas, su lib...
Biografía Rudolf Nureyev Rudolf Nureyev (Rusia, 17 de marzo de 1938 - París, 6 de enero de 1993). Nacido en Rusia, nombrado por muchos críticos como el mejor bailarín del siglo XX. Nació en un tren cerca de Irkutsk, mientras su madre realizaba un viaje desde Sillería a V...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM