Hacia arriba

Danza Ballet

#
La danza y el ballet

“Para los bailarines franceses la edad no es una barrera” Carolyn Carlson

17 junio, 2019
Imprimir

editora bailarines de ballet  Para los bailarines franceses la edad no es una barrera Carolyn Carlson

Carolyn Carlson no puede quedarse sentada. Ella se sienta y se levanta repetidamente. En el estudio y en la sala de estar de su apartamento, en las afueras de París, se levanta, recta como una barra, extiende sus brazos, delante y detrás, cruzada y sin cruzar. Da cuerpo a lo que dice o hace gestos para enfatizar la dinámica angular, pero flexible en la que ha basado su estilo.

Carlson, de 72 años, sigue aquí. “Eso es lo que me dicen cuando voy al mercado”, exclama con una risa. “¿Todavía estás bailando?”

Sí, efectivamente, y más que nunca. Habiendo desarrollado su carrera al revés, asumió el cargo de directora del Centre Chorégraphique National en Roubaix, en el norte de Francia, en 2004, con 61 años de edad, y a finales de enero comenzó una serie de espectáculos de un mes en el Teatro Nacional de Chaillot, en la capital, con dos solos. Uno, Diálogo con Rothko, dura más de una hora.

Como su aparición se mostró el año pasado en Chaillot para el 30 aniversario de los centros de coreografía nacionales de Francia, todavía está en plena forma, mostrando una intensidad total, transmitida por la gracia eterna. “Tengo mi edad, soy mi cuerpo, incluso si siento 30 cuando bailo”, bromea. “Así es la vida. Soy un melocotón muy maduro y un día me caeré. Lo acepto plenamente “.

Por ahora el movimiento la lleva hacia adelante. Carlson tampoco está solo en el escenario. Hace cinco años, Francia tenía apenas media docena de bailarines profesionales de más de 60 años; ahora son cada vez más comunes. En la parte superior de la lista, más ocupados que nunca desde que regresaron a los focos, se encuentran los bailarines y coreógrafos Françoise y Dominique Dupuy, de 90 y 85 años. “En otras palabras, 45 años después de la jubilación; 20 para ella y 25 para mí “, dice Dominique con una sonrisa.

Ahí está Germaine Acogny, nacida en Senegal, 72 como Carlson; Mariko Aoyama, de 65 años, ex miembro de la compañía de Pina Bausch; Raimund Hoghe, 66, coreógrafo y también ex colaborador de Bausch; y Ana Laguna, de 61 años, bailarina y coreógrafa española. Todos ellos siguen trabajando. “Y quiero que dure“, dice Acogny, cuya pieza solista, A un Endroit du Début, tuvo su estreno recientemente en París. “No quiero parar. Creo que todavía estamos dando algo a la audiencia “.

Estos artistas no creen en una fecha de vencimiento. Rechazan la noción de danza como la preservación de los virtuosos juveniles, técnicamente impresionantes. Esta es una visión “muy occidental”, según Carlson, quien está influenciado por el budismo y la espiritualidad oriental y cita los “tesoros nacionales” de la actuación en vivo en Japón y Corea del Sur.

Kazuo Ohno, un gurú de la forma de baile japonés butoh que murió en 2010, a menudo surge en nuestra conversación. Primero interpretó Admiring La Argentina, su pieza emblemática, en 1977, a los 71 años, y continuó bailando hasta los noventa.

“Lo que” la gran edad “nos da es la oportunidad de estar” en el escenario “de una manera más profunda, menos centrado en un espectáculo deslumbrante, en el que la coreografía siempre tiene prioridad sobre la danza”, explica Dominique Dupuy.

“Cada grupo de edad tiene sus cualidades y valores”, agrega el coreógrafo alemán Hoghe. “Deberíamos aceptar las diversas etapas de nuestra vida, tal como vienen. ¿Por qué la gente tiene tanto miedo de ver los cuerpos envejecidos? Recuerdo el cumpleaños número 90 del violoncelista Pablo Casals. Alguien le preguntó por qué seguía trabajando. “Porque creo que estoy progresando”, respondió. “Veo las cosas de la misma manera. Estamos dando algo que no podemos transmitir cuando somos más jóvenes “.

La edad oficial de jubilación para bailarines en la Ópera Nacional de París es de 42 años, pero según las estadísticas el artista promedio se detiene en los 40 años. Sylvie Guillem, de 51 años, decidió colgar sus zapatos el año pasado. Decidida a detenerse cuando todavía está en buena forma, ha afirmado que no hay vuelta atrás. “Tengo tanta energía y placer que no podría arreglármelas con hacer nada menos bien”, dijo en junio de 2015. “Mi cuerpo me ha dado sensaciones increíbles que quiero conservar”.

editora bailarines de ballet  Para los bailarines franceses la edad no es una barrera Carolyn Carlson
“The French dancers for whom age is no barrier” · Carolyn Carlson

Marie-Claude Pietragalla, de 53 años, una alumna de Guillem en la escuela de la Ópera de París, sigue actuando. Actualmente está de gira por Francia en Je T’ai Rencontré par Hasard, un espectáculo con su esposo Julien Derouault. Han estado bailando juntos durante los últimos 16 años.

“No tengo ningún problema con el paso del tiempo, la edad y las arrugas”, dice ella. “Ya no me parezco a la bailarina que era hace una década, pero acepto eso. Nuestro trabajo coreográfico, con Julien, pone el énfasis en el ser humano. Somos hombres y mujeres antes de ser bailarines, y nos estamos enfocando en algo más allá de los logros técnicos y el rendimiento. La danza no es un deporte ”.

Obviamente, no se puede esperar que bailen tan vigorosamente a los 60 como a los 20. Para celebrar el retiro del coreógrafo Mats Ek, de 70 años, Laguna realizó Hâche, un nuevo pas de deux en París en enero. Durante los ensayos admitió que su trabajo de pies era mucho menos complejo que en su juventud.

“Por supuesto que no vas a hacer las mismas cosas”, dice Aoyama, quien acaba de poner los toques finales a una nueva pieza para un solo como parte de una producción de Eric Oberdorff.

“No tengo nada más que demostrar”, agrega. “Me siento más cerca del teatro y del butoh, pero todavía hay cosas que quiero exponer en el escenario. Por encima de todo, estoy tratando de mantener una buena relación con la anciana en la que me convertiré. Tengo una gran admiración por el trabajo de la naturaleza y envejecer es parte de eso “.

“Encontrar otra forma de belleza”, como dice Hoghe, es una prioridad para estos artistas. Como la valentía técnica ya no es el objetivo, otras formas más híbridas evolucionan. A veces son más teatrales y utilizan menos espacio, pero son tan fuertes y precisos. La edad no altera la firma artística.

El lenguaje gestual de Carlson, con movimientos extendidos del brazo, se ha concentrado en sus extremidades, pero sigue siendo fiel a su estilo esencial. “Como nunca hice mucho en el suelo, no voy a empezar ahora”, dice ella.

Arraigada al lugar, su columna vertebral haciendo gran parte del trabajo, el estilo de Acogny es claro. Observarla en Mon Elue Noire, una pieza solista que hizo para el coreógrafo francés Olivier Dubois, es instructiva. “Tenemos que llegar a un acuerdo con la edad, pero debo decir que esta es la primera vez que me atrevo a aparecer en el escenario con solo un sostén en la parte superior, y soy tímida”, dice. “Tengo la suerte de tener un” buen cuerpo”,  como dicen, incluso si mi barriga ya no es lisa y no tengo abdominales. Un crítico alemán dijo que tenía la espalda de un hombre de 45 años. Lo que no está mal. Pero ¿por qué no una mujer de 45? ¡De todos modos, el día que me haga el ridículo, mi marido me lo dirá!”

Al igual que el desempeño evoluciona, también lo hacen las rutinas y la capacitación del día a día. Algunos bailarines se muestran reacios a hablar sobre lesiones o enfermedades, generalmente problemas de cadera y artritis. Pero mantenerse en forma requiere mucha atención, los diarios se llenan de masajes y acupuntura, análisis de sangre, osteópatas y dietistas.

“Soy muy amable con mi cuerpo”, dice Acogny. Ella vive al lado del mar en Senegal y camina en el Atlántico todas las mañanas por el bien de sus rodillas.

Carlson y Guillem mencionan actividades como yoga, tai chi, chikung y meditación. El año pasado, Guillem explicó que el envejecimiento significaba “más trabajo, calentamientos más largos, estar más en sintonía con mi cuerpo y ser más sensible también”. Añadió: “La mente se hace cargo del potencial físico”. Acogny y Carlson respaldan esta opinión.

Los Dupuys ajustan regularmente su trabajo. “A nuestro baile le cuesta acomodarse a correr; nuestras piernas simplemente no nos llevarán. Por eso debemos encontrar otros caminos ”, explica Dominique. “Solo podemos trabajar de una hora y media a dos en nuestro estudio para encontrar nuevas ideas … y eso es mucho, en realidad”.

En 2010, durante su show Solo-Solo en Chaillot, Françoise reconoció las dificultades. Los repentinos cambios de ritmo, una vez que su sello, se habían vuelto imposibles. “Es principalmente mi cuerpo el que ya no quiere”, dijo. “Cambiar bruscamente de cámara lenta a una explosión de vivacidad es bastante complicado. Tampoco recuerdo los movimientos también. En el pasado, mi cuerpo registraba todos los pasos inmediatamente, recordándolos indefectiblemente. Ahora, no lo hará. Esa es la forma en que está.”

Aparentemente, la edad no hace ninguna diferencia en los nervios de la primera noche, pero el placer de estar en el escenario es igual de grande.

“Soy un nómada, me encantan los candiles. Me siento como en casa aquí ”, dice Acogny. “Cuando bailo, me extiendo más allá de mí mismo y siento tanta alegría que quiero pasar este regalo a los demás”. Este artículo apareció en Guardian Weekly, que incorpora material de Le Monde. (Apr 12,2016).

editora bailarines de ballet  Para los bailarines franceses la edad no es una barrera Carolyn Carlson
DIALOGUE WITH ROTHKO – Carolyn Carlson. © Laurent Paillier

Ballet para exbailarines en BCN. Reciclarse y bailar!

¿Qué es lo que principalmente le mueve a un ex-bailarín a continuar en la danza a pesar de la edad?

“Lo mueve el amor hacia su vocación, que es la danza. No hablamos de profesión, sino de vocación. La danza es una entrega casi religiosa, una entrega absoluta de amor hacia el arte que trasciende todo impedimento, incluso el de la edad. Se entregan cada clase como la primera vez que entraron a una sala de baile, con 6 o 7 años; con todo su amor y el mismo respeto. Realmente soy muy afortunada y agradecida en tenerlas cerca mio.” Carolina de Pedro Pascual

“Por otro lado esta la necesidad física de mantener un entrenamiento que hacemos desde pequeños, y el que marca nuestra vida que es a la vez el que nuestro cuerpo y nuestra mente necesita. En mi caso la clase de ballet es única, con el trabajo en la barra y el centro. Mi cuerpo lo necesita para continuar siendo saludable y fuerte, y mi mente activa y centrada. No hay nada que se asemeje al arduo y magnífico trabajo que hacemos cada día en la clase de ballet, ya que es completo en su totalidad, pues quien ha sido bailarín sabe que lo más importante es saber trabajar de forma inteligente su cuerpo, conocerlo y entender la música, al mismo tiempo que se debe tener pasión por la danza, se tenga la edad que se tenga.” Carolina de Pedro Pascual

“El verdadero arte del bailarín al llegar a la vejez reside en la manera de expresarse y moverse en completa armonía con la música a pesar de las limitaciones del cuerpo. El sentimiento, la elegancia y la belleza que emana de sus movimientos que solo se logran con el paso del tiempo. Como la seguridad, el disfrute y la inteligencia. Un bailarín en la vejez puede emocionar muchísimo más que un joven con toda la potencia de su juventud. Personalmente, cada vez que tengo delante mio, en mi clase, a una ex bailarina haciendo su rutina, me genera un respeto y una admiración inmensa. ¿Por qué? Porque estas bailarinas de edad, 50 y pico a 70 años, representan la culminación de toda una vida de entrega y trabajo hacia su arte.” Carolina de Pedro Pascual

Información: WhatsApp 659241784

¿Dónde estamos?
C/Robrenyo, 50 – 08014
Estación de Metro: Sants-Estació.
Líneas 3 y 5 del Metro de Barcelona.

Studio Ballet Barcelona®
Carolina de Pedro Pascual
www.ballet.barcelona
Danza Ballet® Vagánova / Body Ballet® & Detox Ballet®
– Desde 2003 –

editora bailarines de ballet  Para los bailarines franceses la edad no es una barrera Carolyn Carlson
Dance of Carolyn Carlson for the “Arcana ” on the music of Edgard Varèse. (Photo by Claude James / INA via Getty Images).
Martha Graham Dance in Barcelona Curso 2012-2013: danza moderna Las clases de ballet y danza moderna comenzarán el día martes 4 de septiembre y se prolongarán hasta el día 27 de julio de 2013.   Graham troupe members in "Heretic" from 1929 ©Martha Graham Dance Com...
Julio: básico & reciclaje a la danza clásica. Ideal para las mujeres que desean volver al balle... Para todos los que deseen retomar sus clases después de mucho tiempo sin practicar. Ballet to daily life! Después de 13era temporadas de gran éxito de asistencia regresan, en los meses de julio y agosto, los intensivos Danza Ballet® & Body Balle...
Collection Danza Ballet® T-shirt do you like? It is time to get rid of the old-fashioned idea that ballet is an art for little children or young girls. It is time to stop associating classical dance with dolls, little princesses, pink ribbons and size-6 tutus, and stop seeing it as...
Body Ballet® & Coca Cola COCA COLA (la marca más famosa del mundo) recomienda a Body Ballet® como una de las actividades de la temporada. Body Ballet®: www.cocacola.es/vida-saludable “La danza clásica está al alcance de hombres y mujeres de todas las edades con Body Ball...
Carolina de Pedro en Televisión Española   Para Todos La 2 es un programa magacín y, a la vez, también un contenedor de otros espacios de interés social, que se emite en directo de lunes a viernes entre las 12:30h y las 14:30h en La 2 de Televisión Española. En el programa dedicado ...
Madonna y la Danza Madonna Dancing Queen, "la reina del baile". Cantante, coreógrafa y bailarina. Alumna de Martha Graham y Pearl Lang. Trabajó con varias compañías de danza moderna, incluyendo a Alvin Ailey  Dance Trouppe y Walter Nicks. Nacida con el nombre de L...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM